Inicio Opinión Perseguir a ciudadanos…y silenciar a la oposición

Perseguir a ciudadanos…y silenciar a la oposición

Una de las palabras más utilizadas en campaña electoral por el Partido Popular fue “Limpieza”. Limpieza que en principio…

por

Una de las palabras más utilizadas en campaña electoral por el Partido Popular fue “Limpieza”. Limpieza que, en principio, creíamos que se exigía sobre calles y zonas de Sanse. Pero no sabíamos que una vez llegados al gobierno, iban a sorprendernos con una peligrosa interpretación del término. En lugar de ser objetivo de la delegación de Medio Ambiente, el Partido Popular ha desviado su acepción encargando su desarrollo a la nueva concejala de seguridad. De ese modo, representantes de plataformas vecinales (“Plataforma M50 No” y “Plataforma en Defensa de la Escuela Pública”) sufrieron en sus carnes, hace unas semanas, lo que para la dere¬cha local es “limpieza”.

Sin pruebas, testigo ninguno, ni datos que les implicaran, el gobierno envió a estos vecinos, una carta en la que les multaba con la cantidad de 750,01 euros por el hecho de pegar, en farolas o edificios, carteles anunciando actos de las plataformas en las que participan. Carteles, de los que insistimos, no disponen de evidencia ninguna que asegure que fueran ellos quienes los colocaron.

Sólo por el hecho de ser una cara conocida dentro de uno de estos grupos críticos con los proyectos avalados por el PP local, es suficiente para ser perseguidos y multados sin pruebas.
Intenta así este gobierno, eliminar aquello que es básico y necesario como garantía de las libertades en un sistema democrático: el espíritu crítico y la voz de los ciudadanos.

Y algo parecido pretenden sobre la oposición municipal. Por primera vez en la democracia local, han impedido la exposición y defensa completa de una propuesta política. Propuesta que, llevada por Izquierda Independiente al último Pleno de Mayo en forma de moción, hacía una doble petición: iniciar un plan de permuta de vivienda para aquellas personas que por edad, enfermedad y características de la vivienda, tengan problemas de acceso (mayores en inmuebles antiguos) o que en su lugar faciliten la instalación de ascensores en los edificios. Pero no. El Alcalde interrumpió la lectura a mitad de texto, eliminó el debate e impidió su votación.

Limpieza, sí. Pero nos asusta mucho lo que parece maquinar el gobierno local cuando piensa en “limpieza”: persecución a ciudadanos críticos y silenciamiento de la oposición. Dos acepciones del término que no aparecen en el diccionario de ningún demócrata.
 

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.