Inicio Opinión Orgullo Rouco.

Orgullo Rouco.

30/12/13. El autor de este articulo es David Torres, que se define asimismo de la siguiente manera: ´Fui cobrador de recibos y librero antes de comprender, como me advirtiera mi padre, que la de proletario es una carrera demasiado difícil. Entonces me dediqué a esto de la escritura, al periodismo y a dar clases de literatura en Hotel Kafka. Las novelas son todas hijas mías pero del periodismo tuvo la culpa Manu Leguineche, que en 1999 leyó mi primer libro, Nanga Parbat, y cometió la temeridad de reclutarme en su agencia Faxpress. Luego pasé brevemente por el ABC de Madrid, colaboré en El País Semanal y en diversas revistas, hasta que en el 2004 inicié mi andadura en El Mundo, donde aprendí que el columnismo es un oficio caducifolio que consiste en irritar a todo el personal, incluido yo mismo. Siempre he pensado que una novela es como un matrimonio más o menos largo mientras que una columna es un lío de una noche. Fui finalista del premio Nadal en 2003 con El gran silencio y he ganado también el Hammett de la Semana Negra de Gijón y el Tigre Juan por Niños de tiza, así como el premio Logroño por Punto de fisión, de donde toma su título esta trinchera. Como se ve, con mis novelas he hecho lectores y amigos, y con mis columnas más bien al contrario. Pero está bien así, porque siempre he pensado que un escritor ha de luchar contra el poder, sea del signo que sea, aunque la señal de su triunfo resulte tan minúscula como una picadura de mosquito en el culo de un elefante´.

por Izquierda Independiente

El arzobispo Rouco pretendía congregar a medio millón de fieles en su macrobotellón mañanero de la Plaza de Colón en Madrid, pero se quedó bastante corto. La verdad es que eligió un mal día: era domingo. En cualquier caso, aunque le fallaran un poco las expectativas, Rouco se vino arriba, arropado por los colores de esa bandera XXL que en los días de mucho viento amenaza con llevarse a Cataluña la plaza entera y con ella media Castellana. “No estáis solos” dijo, parafraseando el himno del Liverpool, y ya toda la homilía se desarrolló en este plan, como si en vez de una misa, estuviera celebrando una goleada o la llegada inminente de los extraterrestres.

Hubo hostias para todos. Las mujeres, a las que un orador anónimo animó en su secular destino de ganado sexual: “Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos” (al menos el hombre tuvo el detalle de decir “la autoridad” en vez de decir otra cosa). Los homosexuales, a los que no se citó expresamente pero que aguantaron el chaparrón con estoicismo, cada uno dentro de su armario. Los jóvenes “que han derrochado sus vidas con el alcohol, las drogas y el sexo salvaje”. Esta referencia me indignó especialmente porque me pregunté qué cojones hacía yo a los veinte años leyendo a Nabokov.

El plato fuerte del macrobotellón fue, cómo no, la familia, un tema que en labios de Rouco suena particularmente extraño e inquietante. Porque ¿qué puñetas sabrá un arzobispo de los problemas prácticos de sacar adelante una familia, dar de comer a los hijos, educarlos, cambiar unos pañales? ¿Qué diablos sabrá un clérigo de formar una familia o incluso de encargarla? Si fuese en tiempos del Lazarillo, cuando cada cura contaba con su barragana, pase, pero hoy día el sermón suena tan desafinado como el de un vegetariano predicando las delicias del chuletón, un abstemio los placeres del vino o un neumólogo las ventajas del tabaco. Tanta teología y nadie ha caído todavía en la cuenta de que las referencias navideñas al belén son, como mínimo, ridículas, ya que San José, la Virgen María, el Niño Jesús y el Espíritu Santo forman una familia adúltera y desestructurada de libro: un matrimonio sin consumar, un bebé inesperado, una paloma ejerciendo de cuñado y unos cuernos sobrenaturales que con los del buey suman cuatro.

El mejor momento del sermón fue la banderilla que dedicó Rouco, casi como de pasada, al nuevo aborto de ley propugnado por Gallardón: “Ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable”. Se agradece la delicadeza eclesiástica al citar precisamente ese adjetivo (“inviolable”) cuando hasta la denuncia por violación ha sido erradicada entre los supuestos del aborto. Al legislar en futuro perfecto, el PP trata a los embriones como si fuesen niños del mismo modo que nos trata a los ciudadanos como si ya fuésemos cadáveres. Cuestión de ir ahorrando tiempo. “Una familia es la formada por un padre, una madre y los hijos”, concluyó Rouco, aunque no terminó de aclarar qué pintaban entonces en medio de esa trinidad él y el Espíritu Santo.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email
¡Nada de spam! Solo noticias de interés
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees :)

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email
¡Nada de spam! Solo noticias de interés
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees :)
close-link