Inicio Opinión La sanidad pasa de intocable a insostenible.

La sanidad pasa de intocable a insostenible.

9/4/12. Mariano Rajoy, 4 de noviembre de 2011: “Le voy a meter la tijera a todo, salvo a pensiones, sanidad y educación, donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos”. Qué lejos queda ya aquella campaña.

por

Durante este fin de semana, el sistema sanitario ha dejado de ser intocable: es la partida que ahora está en juego, son los derechos que ahora Rajoy pretende recortar, incumpliendo otra vez su palabra y su programa electoral.

¿Cómo serán esos recortes a los que la neolengua del PP llama “reformas”? Está por explicar. Durante los últimos tres días, el PP ha dicho una cosa y la contraria, ambas con igual contundencia. El viernes, el ministro Luis de Guindos avanzó a un diario alemán, el Frankfurter Allgemeine, la intención del Gobierno de “reformar la educación y la sanidad”. El sábado, el responsable de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, fue más allá y avisó de que esas reformas “pueden tocar todo” porque nuestro sistema de salud “está en riesgo vital grave”. El domingo por la mañana, la ministra de Sanidad, Ana Mato, anunció solemne en una entrevista en La Razón que “nuestro sistema sanitario es absolutamente insostenible” por lo que hace falta “racionalizar el gasto”. Y el domingo por la tarde, ante el revuelo formado, el mismo Echániz salió otra vez a la palestra para explicar que “no habrá recortes”, sino “ajustes en gastos improductivos e innecesarios”. Como ven, coherencia total: un día la sanidad se desangra y al siguiente basta con un par de tiritas para hacerla sanar.

Al igual que antes pasó con Zapatero, el Gobierno de Rajoy está atrapado entre dos mensajes: el que lanza a Merkel y a los mercados y el que intenta mandar a los españoles. Cara al exterior, el Gobierno se muestra implacable y durísimo. “Extremadamente agresivo”, como presumió Luis de Guindos al describir la reforma laboral. Al tiempo intenta convencer a los ciudadanos de que sus tijeretazos son reformas que solo tocarán lo “innecesario”, que no se recorta derecho alguno y que el ciudadano ni siquiera lo notará. Es obvio que al menos uno de los dos mensajes es falso. ¿Adivinan cuál?
 

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees 🙂

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees :)
close-link