Inicio Noticias El cierre norte de la M-50 apunta a Europa

El cierre norte de la M-50 apunta a Europa

26/10/2009. El proyecto del cierre norte de la M-50, rebautizado como M-61, podría acabar siendo debatido en el seno de la Unión Europea. PSOE e IU no están de acuerdo con el trazado elegido e intentarán frenar el proyecto.

por

Esta infraestructura lleva en el aire desde finales de los años noventa, pero su construcción recibió un fuerte impulso la semana pasada. Como se comprometió el ministro de Fomento, José Blanco, el Gobierno central retirará el recurso de inconstitucionalidad que paralizaba el proyecto hasta ahora, ya que la competencia es estatal y lo construirá la Comunidad. El Gobierno regional también ha recibido permiso de Patrimonio Nacional para realizar los primeros trabajos en el Monte del Pardo, por donde transcurrirá la carretera bajo tierra.

Ahora, si la crisis lo permite, podría salir adelante el proyecto, al que se oponen diversas asociaciones sociales, representadas en la Plataforma M-50 NO, que ha conseguido el apoyo de los grupos parlamentarios del PSOE e IU en la Asamblea de Madrid. Una de las acciones que se están preparando es elevar esta nueva carretera a la Unión Europea para paralizar o modificar el proyecto. Lo mismo sucedió con obras como el soterramiento de la M-30 o la duplicación de la M-501, aunque no se consiguió paralizarlas.

El diputado por IU en la Asamblea Fausto Fernández explicó que aún están estudiando la fórmula para informar a la Unión Europea de la situación, pero indicó que lo más probable es que se presente en la Comisión de Peticiones del Parlamento. Todo ello cuando se apruebe el proyecto definitivo o la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), ya que en este momento solo existe el documento que salió a información pública y que recibió miles de alegaciones.

Uno de los argumentos para convencer a la Unión Europea de que medie en la realización del proyecto es que infraestructuras que se construyeron con fondos europeos se verían afectadas, como el parque del Arroyo Quiñones de San Sebastián de los Reyes, sobre el que se construiría un viaducto de la M-61.

Un trazado difícil

La oposición a la nueva carretera se debe, fundamentalmente, al trazado, que además de tener que salvar una joya natural como El Monte del Pardo pretende atravesar los cascos urbanos de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Para ello, la autovía afectará a la zona de ocio y deporte más visitada del primero de los municipios, y a zonas residenciales ya habitadas o en proyecto.

"El enlace con San Sebastián es una verdadera aberración. Se destruyen parques financiados por la Unión Europea y el tráfico pasará a pocos metros de las viviendas", indica Fernández, quien considera que la DIA tendría que ser negativa, en cuyo caso el proyecto quedaría paralizado en su trazado actual.

Por su parte, el grupo socialista en el hemiciclo de Vallecas también ha anunciado que apoyará a la Plataforma M-50 NO en su periplo europeo cuando se concrete el proyecto. Sobre la vía libre a la creación de la autovía que ha dado el Gobierno central, el diputado Modesto Nolla, también del PSOE, explicó que "ese permiso no significa que apoye el trazado".
 

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.