Inicio Opinión Echo de menos los mítines

Echo de menos los mítines

16/05/11. Qué quieren que les diga. Yo, echo de menos los mítines. Y la verdad es que ni siquiera sé si puedo echarlos de menos, porque los grandes mítines, los de verdad, los que exponen y aclaman ideas sin ensuciar las de otros, creo que no se hacen desde los ochenta. Así que poco puedo echarlos de menos porque yo aún era pequeña. Quizá los echo de menos como quien echa de menos la figura del abuelo, aunque nunca lo haya tenido. Es decir, mi generación, los que estamos recién llegados a la treintena, o quienes están ya metidos de lleno en ella, no podemos echar de menos los mítines, pero quizá algunos, algunas de nosotros, los echamos de menos porque notamos su ausencia.

por

Desde que voy en las listas de Izquierda Independiente mucha gente se me ha acercado y me ha dicho “Vaya, Virginia, no sabía que querías dedicarte a esto de la política”, y la verdad es que no he sabido qué decir, porque lo que yo esperaba era otro tipo de pregunta. Alguna como “Vaya, Virginia, ¿Y por qué estás en Izquierda Independiente?” Vivimos en una sociedad que entiende la política como una profesión. Es decir, sobreentienden que ahora ya no quiero ser maestra, ahora quiero ser concejala, así que busco aquel partido que me deje un hueco en sus listas, a ver si consigo comenzar mi nuevo destino, mi nueva profesión. Y no es cierto.

Quizá mi generación, y mucha gente que no es de la mía sino de las anteriores, entiende la política como una salida profesional. Quizá porque hemos tenido una adolescencia y una juventud sin mítines, pero sobre todo sin consciencia de nuestra propia ciudadanía. No nos enseñan a ser ciudadanos, a tener civismo, a contemplar la importancia de participar en sociedad, pero sobre todo a contemplar el bien común por encima del individual.

No voy ahora yo aquí a descubrir nada nuevo cuando digo que la política está denostada, manchada. Pero reconozcámoslo, tampoco existe un interés general por parte de los grandes partidos por cambiar ese prejuicio que existe de la política, y por extensión, de quienes creemos en ella. Para los grandes partidos nacionales es mucho mejor convertir la política en un juego de marcas electorales y embobar con promesas grandilocuentes a quienes se dejan. Al fin y al cabo, saben que es ahora uno, después el otro.

Nuestra sociedad, nuestra democracia, está configurada entorno a un juego de poderes bipartidista que sostenemos. Podremos quejarnos de las listas electorales llenas de imputados, pero yo me quejo de quienes las votan, porque mantienen en el poder a una oligarquía que no cree en la política, sino que mueve intereses personales a costa de todos los demás.

Por eso no hay mítines. Porque no quieren debate político. Miento, porque no tienen debate político. Me gustaría que me preguntaran por qué estoy en política, no por qué voy en unas listas. Porque ahí radica la diferencia. La política es mucho más que unas listas electorales o una campaña donde los partidos que NO subimos al autobús del merchandising millonario, intentamos que no hagan desaparecer en quince días cuatro años de trabajo. Milito en Izquierda Independiente porque es un partido local con una asamblea abierta en la que puedes hablar sin que nadie piense que lo que dices es para subir puestos en una lista, o porque perteneces a una u otra familia. Me gusta Izquierda Independiente porque nadie que milite en nuestro partido puede hacerlo pensando en hacer carrera, en crecer profesional e individualmente a partir de egos personales. Izquierda Independiente nace y crece en Sanse, acaba en Sanse. Estoy en Izquierda Independiente porque puedo hacer política, porque la política es mucho más, es la mejor manera de gobernar la polis, como dice su etimología, y no encuentro manera mejor de hacerlo que desde un lugar que nació para dar respuesta a un grupo de ciudadanos y ciudadanas que quería cambiar Sanse, y que sigue queriendo lo mismo.
 
Pertenezco a Izquierda Independiente porque echo de menos los mítines y porque creo que el debate político real debe recuperarse, pero también porque soy de una generación que busca otra manera de hacer política, otra manera de crear democracia, otra manera de participar en sociedad. Una manera diferente de hacer las cosas, de ejercer ciudadanía. Eso solo puede conseguirse, tal y como está configurada nuestra sociedad, desde lo local. Y en Sanse, eso es Izquierda Independiente.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees 🙂

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees :)
close-link