Inicio Opinión Aguirre `contra´ la crisis: análisis de algunas de sus medidas

Aguirre `contra´ la crisis: análisis de algunas de sus medidas

La Presidenta tuvo la cortesía parlamentaria de valorar hace poco, el efecto de las medidas aprobadas con anterioridad, para combatir la crisis, prueba de la excelencia de sus políticas.

por

Y una de esas medidas es la reducción del 20 por ciento del Impuesto de Matriculación de Vehículos. Por esta vía Esperanza Aguirre afirma haber ayudado a vender 44.329 vehículos, con un ahorro total de 13,2 millones de euros. El ahorro por comprador habría sido de 297 euros. De nuevo Aguirre, haciendo la guerra por su cuenta, ha perjudicado a los madrileños. Si la Comunidad de Madrid se hubiera adherido al Plan 2000 E del Gobierno de la Nación, como hicieron las demás Comunidades Autónomas, el ahorro medio por comprador hubiera sido de 500 euros en todos los vehículos.

Sin embargo la medida de Aguirre sólo favorecía a los vehículos de mayor cilindrada y potencia, de alta gama, los que no se fabrican en Madrid, los que compran los ricos y opulentos, los que pagan más impuestos de matriculación. Menos ahorro que el Plan Estatal para los compradores, ero mejor repartido en beneficio de las rentas más altas, que compran coches más caros.

Otras medidas, como la Reducción de Altos Cargos, que suena tan bonito, que augura grandes ahorros de dinero en altos cargos y puestos a dedo, de libre designación y alto salario. Lo cierto y verdadero, es que en 2003 gastábamos 19 millones de euros y 35 millones de euros en 2010 en pagar altos cargos.

Hemos pasado de 728 altos cargos y puestos de libre designación (gabinetes, asesores y demás) en 2003, cuando Aguirre llegó al poder a 1.525. Ahorro, lo que se dice ahorro, por lo tanto, cero.

Entre otras, se incluían medidas de financiación para pequeñas y medianas empresas y autónomos, con teórico respaldo de miles de millones de euros gestionados a través de Avalmadrid. En 2009 se pretendía atender con el Plan Impulsa Express a 1.500 empresa que sólo llegaron a 400, que suponían el 26 por ciento de cumplimiento del objetivo, en un año de crisis. Una medida que, de haber funcionado bien, se habría visto desbordada por la demanda, cosa que no ha ocurrido.

Esperanza Aguirre aprobó una deducción complementaria por comprar una vivienda habitual en Madrid. 57 millones de euros para unos 190.000 compradores. Un ahorro de 300 euros por beneficiario. Es decir el 0,1 por ciento del coste medio de la vivienda, que alcanza casi 300.000 euros en nuestra Región.

Magro, escaso, raquítico balance, para hacer frente a una crisis endiablada, a base de medidas fiscales que conllevan gasto presupuestarios a favor de las rentas más altas, pero no crean un solo empleo. Mal vamos. No es eso. Así no.

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.