Inicio Opinión A vueltas con la rentabilidad del ¨Victimismo/Simbolismo Diferencial¨.

A vueltas con la rentabilidad del ¨Victimismo/Simbolismo Diferencial¨.

16/09/13. Cataluña ante la encrucijada de los recortes o el derecho a decidir, de un proyecto de país o de esconder las miserias de su actual gobierno autonómico. Un punto de vista distinto sobre un tema candente.

por

El presidente del Gobierno de España está cometiendo otro tremendo error que afecta, no ya a una decisión que se presenta desde el entorno gubernamental como ilegal, la pretendida consulta en Cataluña de una propuesta independentista (que podría tener un perfecto encaje legal a poco que se ponga voluntad política en ello), sino que ese impedimento está haciendo un flaco favor a todos los demócrata españoles, tengan la etiqueta que tengan. El único requisito imprescindible para realizar una consulta como la reclamada por una parte significativa de los catalanes, y de los no catalanes también, es que se haga con limpieza y poniendo claramente sobre la mesa todos los elementos que los convocados deben conocer para una elección racional, como las consecuencias que su decisión va a comportar, incluyendo las de carácter económico e internacional. Y esa clarificación de premisas y consecuencias ofrecerá una visión, si se hace bien, para las decisiones políticas posteriores tanto para la propia convivencia del ámbito afectado como para evitar peligrosas alarmas basadas en fantasmagorías irrealizables.

Asistimos entre abrumados y perplejos a la dimensión que se le ha dado a lo que no pasa de ser una oportuna manipulación de sentimientos nacionalistas que, paradójicamente son a su vez producto de la acumulación de otras manipulaciones ancestrales. Y todo ello sin reparar que estamos hablando de una ideología, el propio nacionalismo, que es hijo natural del Romanticismo, es decir que estamos ante presupuesto que eran válidos hace doscientos años, pero que la experiencia nos ha demostrado que hoy navegan contracorriente de la realidad económico social universal. Además hay que tener en cuenta que todo movimiento nacionalista es, por definición anti estatalista, lo que viene a ser una contradicción entre el objetivo que propugnan y la realidad con la que tienen que bregar una vez que alcanzan sus objetivos aparentemente finales, y con resabios anarcoides que esporádicamente le crecen en su seno.

El mitificado derecho a decidir es una premisa básica de la democracia, pero implica que toda decisión tiene, como condición previa inexcusable, el deber de conocer las consecuencias previsibles que esa decisión comporta, todas, las ideales y las reales. Desde muy joven conozco que el mejor de los mundos posibles es un mundo sin fronteras, al menos para los que creemos en el internacionalismo como expresión de progreso; por cierto una globalización que  ha sido aprovechada, violentando su raíz, el mercado especulativo internacional. Y cuando levantamos el puño, incluyendo los nacionalistas más radicales,  estamos demandando esa unidad que hace la fuerza, incluso frente a la opresión inhumana del mercado financiero. Como europeos a esa unidad fértil aspiramos y nos duelen las estériles divisiones. Los europeos españoles no parece muy entusiasmados con la perspectiva de estar unidos a quienes se quieren marchar porque, al parecer, les repugna ser europeo español, dos realidades que no se pueden soslayar ni tratarlas separadamente. Antes de plantear quimeras, de muy difícil encaje en la unidad deseable, sería intelectualmente necesario y exigible democráticamente que alguien sensato explicara que, el que se quiera marchar (¿cuántos y a dónde?), que sopese la situación irreversible de salir, con todas sus consecuencias.Entre otras derivadas, unas fronteras reconocidas internacionalmente, una estructura estatal (que puede, a su vez, incluir en el futuro similares demandas en el seno de la entidad nacional que ahora se sueña) y una moneda propia admitida en las finanzas internacionales. Y conociendo la expansión de una entidad financiera, tan conservadora en sus orígenes, como la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros (hoy la conocida “Caixa”), la consecuencia más peligrosa será la salida en masa de depósitos de clientes del resto de España. Porque un elemento que no se está calibrando, por cierta invisibilidad, es el hartazgo y la irritación que en muchos ciudadanos españoles está teniendo esta permanente apelación catalana a la  exclusividad  de sus características y el aireado hecho diferencial, que intenta ocultar un complejo de superioridad inadmisible democráticamente. Elementos que llevan a utilizar, también de forma estratégica, un rentable victimismo que hasta ahora ha dado sustanciosas ventajas comparativas, a pesar del camuflaje económico financiero de las cuentas públicas catalanas. Pero el cuento de la lechera siempre acaba con el cántaro roto. 

Si estamos hablando en serio no se puede engañar con el significado real de los conceptos. Independencia es una idea radical, total; no se puede pretender engañar a los ciudadanos haciéndoles creer que van a seguir disfrutando del “santo y la limosna” y quedarse de medio pensionistas. En un mundo globalizado las utopías autárquicas están condenadas a la insignificancia. Europa no es una excepción; en la Unión Europea (no desunión ni segregación) ya tenemos un enojoso precedente de lo que trae el hecho diferencial aristocrático, por lo que supone de pretendido elitismo: la aportación anual que hay que hacerle a Inglaterra con el llamado “cheque británico”, supuesta compensación que sustituye, sensu contrario, la aportación que todo los demás miembros del club hacemos a la UE. No más hijos de la Gran Bretaña, con perdón de los piratas gibraltareños.

¿Tan difícil es que, desde todos los foros, se aporte una visión realista de las consecuencias, más reales de lo que se pretende disimular, que reportaría una segregación que ha tenido en la actualidad muy pocos y lamentables ejemplos? Vivimos en el siglo XXI, por si se ha olvidado.
 

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees 🙂

Deja un comentario

* Al enviar este comentario estás aceptando nuestra política de privacidad y política de cookies.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Suscríbete a nuestro boletín
Toda la información directamente a tu email.
¡Sin spam, solo noticias de interés!
SUSCRIBIRME
Podrás darte de baja cuando lo desees :)
close-link