Entradas

Orgullo16-620x413

Orgullo LGTBQi: Mucho por hacer

Orgullo16-620x413

“Lo más duro no fue saber o reconocerme como gay, sino ver que la gente no actuaba ni hacía nada cuando alguien me discriminaba públicamente por serlo”. Estas palabras se las pronunció Nick Rattray a su hermano, el fundador de Change.org, Ben Rattray. “En ese momento me sentí avergonzado por mi actitud egoísta. Pero también fui consciente de muchas injusticias que suceden alrededor de mi y que hasta ese momento me sentía sin ningún tipo de capacidad para hacer algo contra ellas”. De aquello surgió, hace más de 10 años, la que es hoy la mayor plataforma de peticiones del mundo. De la homofobia que había sufrido su hermano nació la herramienta que hoy lucha contra la discriminación por razones de orientación sexual.

Pocos años después llegó una victoria que supuso un antes y un después para el colectivo LGTBQi+. El noviembre de 2010 Luleki Sizwe inició una campaña para luchar y prohibir las violaciones correctivas. El término se utiliza para la práctica en la que los hombres violan a una mujer con la única intención de “volverlas” heterosexuales. Dramático. Sucedía en Sudáfrica, pero seguro que no es el único lugar. Entre 2000 y 2010, más de 31 mujeres lesbianas fueron asesinadas simplemente por serlo. A la semana, más de 10 lesbianas son raptadas y violadas tan sólo en Ciudad del Cabo. De cada 25 hombres acusados de violación en Sudáfrica, 24 son puestos en libertad.

Algunos años más tarde, el fin de esa discriminación llegó a un sector de Estados Unidos: los boys scouts. En esa organización juvenil existía una política antigay que, si bien permitía a las personas LGTBQi+ pertenecer al grupo, no se podía hacer ostentación de la orientación afectivo-sexual. Fueron varias las campañas iniciadas por padres y madres de menores que buscaban la inclusión de sus hijos con independencia de su identidad sexual o de género. En total más de 124 peticiones en más de 13 meses y con una suma de más de 1,8 millones de firmas se consiguió eliminar esta ley antigays en los Scouts. Cientos de héroes anónimos defensores de la diversidad como Lucien, que logró que se eliminara esa política y que su hijo le concedieran la insignia del águila.

¿Y en España?

Change.org llegó a España cuando ya existía el matrimonio homosexual. Sobre el papel ya existían leyes para evitar la discriminación, pero en la realidad cada año nos hemos ido encontrando con diferentes peticiones de personas que quieren cambiar algo concreto.

Lorena luchó contra la transfobia en esta campaña, Ricardo peleó contra la homofobia de un colegio en el que no dejaban inscribir a su hijo por tener dos papás, Miguel consiguió que dimitiera el secretario de la asociación de empresarios tras decir que “la homosexualidad es pecado” y Brenda y María José, dos mamás lesbianas, lograron que su bebe pudiera ser registrado como hijo de ambas. En la Universidad de Cádiz se logró por otro lado que no tuvieran lugar unas conferencias donde se iba a participar un señor que aseguraba que “las enfermedades mentales se dan con mayor asiduidad en personas homosexuales” y que “son ellos, los homosexuales, los más promiscuos porque tienen 6 parejas al año”.

A pesar de ello, sigue existiendo gente que defiende que la homosexualidad se puede “curar”. Es el caso de Richard Cohen, cuyo libro sigue vendiéndose -a pesar de que se ha conseguido retirar de alguna librería. También hay quien cree que algo como un World Pride no es necesario que sea retransmitido en TVE – y también alguien que lucha contra ello. Hay quienes han intentado cambiar la definición de bisexual en la RAE, y quienes como Carla Antonelli llevan años luchando contra la OMS para que entiendan que la transexualidad no es una enfermedad.

Los derechos de las personas trans, donde más camino hay por recorrer

En la ecuación LGTBQI+ hay una letra, la T -referente a las personas transexuales – que son las que más recorrido tienen por hacer en la construcción y lucha de sus derechos. Si antes hablábamos de la campaña iniciada por Carla Antonelli, también hay que recordar cómo los recortes sanitarios afectan, en no pocas ocasiones, a estas personas. Y si no que se lo pregunten a Ares Piñeiro, que vió cómo las compañías farmacéuticas dejaban de ver rentable la fabricación y distribución de medicamentos que utilizan en los tratamientos de hormonas y eso le obligó a tener que acudir a Francia para poder comprar el Reandrón. O a Marta con el Meriestra.

Como ves son muchos los avances conseguidos, pero también muchos los terrenos donde hay que seguir luchando. Es por eso que ahora, más que nunca, necesitamos tu ayuda. Si quieres que el equipo de Change.org siga ayudando a miles de campañas como esta, puedes hacerte socio de la plataforma aquí. Si quieres cambiar algo en concreto, quizás ahora sea el momento de iniciar una campaña.

https://www.change.org/l/es/orgullo-mucho-por-hacer?utm_source=action_alert_share&utm_medium=email&utm_campaign=767359&alert_id=UqreGNayRk_qA%2BT5PW4dMH%2Bf2u9czqrgArFwOPYGyWtdYbP5C%2FKzUk%3D

Archivo:
forges-nuevo

Marea contra la libertad de expresión

19/05/2016.- La tierra de Orwell debería alzarse para impedir que el Gobierno británico intervenga en la BBC.

forges-nuevo
La libertad de expresión está siendo atacada en todos los rincones del mundo. En China, un periodista independiente, conocido mío, desaparece en el aeropuerto; uno más de los muchos detenidos, censurados e intimidados. En Egipto, encuentran torturado y asesinado a un estudiante italiano que está haciendo investigaciones relacionadas con su doctorado en la Universidad de Cambridge, y han detenido a cientos de blogueros y activistas. En Turquía, condenan a dos destacados periodistas a cinco años de cárcel por publicar un importante reportaje sobre los suministros clandestinos de armas turcas a Siria, y a otros dos les caen condenas de dos años por reproducir caricaturas de Charlie Hebdo. Desde 2014 se han presentado 1.845 demandas contra personas acusadas de haber “insultado” al presidente Recep Tayyip Erdogan, ese sultán tan susceptible.
 
El miedo que inspira el sultán se contagia a Alemania, donde el Gobierno, por desgracia, ha permitido que se inicie el proceso contra Jan Böhmermann, un conocido cómico televisivo, por leer un poema satírico sobre el presidente turco. En Polonia, en la televisión pública, desaparecen de la noche a la mañana los rostros de periodistas famosos, sustituidos por presentadores más dóciles con el partido gobernante, Ley y Justicia. Incluso en Reino Unido, la interpretación que hace el Ministerio del Interior de las nuevas leyes antiterroristas pone en peligro la libertad de expresión en las universidades. Además, existen temores sobre la independencia de la BBC, sobre todo si el Gobierno va a empezar a designar a casi la mitad de su Consejo unitario, como propone en un libro blanco.
Para mí, este retroceso mundial de la libertad de expresión es especialmente deprimente. Hace unos diez años empecé a escribir un libro sobre el tema y desde hace cinco dirijo una página web de la Universidad de Oxford, freespeechdebate.com, en 13 idiomas, que analiza cuestiones relacionadas con la libertad de expresión en todo el mundo. Conozco personalmente a algunos de los que están sufriendo persecución; y en la mayoría de los sitios, la situación no deja de empeorar. Un indicador pequeño, pero significativo, es cómo ha aumentado el número de colaboradores de la web que prefieren escribir con seudónimo.
 
En los buenos tiempos de 2012 pude hablar sin problemas sobre nuestro proyecto de libertad de expresión en una librería-café de Pekín. El año pasado, el dueño de esa misma librería me pidió, lleno de timidez, que no tocara temas delicados, aunque iba a hablar de un libro mío publicado oficialmente en China. En una conferencia con medios digitales chinos oí hablar a un periodista llamado Jia Jia sobre sus esfuerzos para hacer periodismo de calidad en la Red, a pesar de las conocidas restricciones. Como habrán adivinado, es el periodista que desapareció cuando estaba a punto de embarcar en un vuelo de Pekín a Hong Kong, y que permaneció detenido e interrogado durante más de una semana.
 
Hace cuatro años, pude participar en un acto público con blogueros, activistas de derechos humanos y profesores egipcios, en un salón de actos junto a la plaza de Tahrir en El Cairo, donde había florecido la primavera árabe. Muchos de los asistentes están hoy detenidos, callados o en el exilio. Un fotoperiodista apodado Shawkan lleva casi tres años encarcelado y comparecerá a juicio en unos días, con la amenaza de una posible condena a muerte. Una conmovedora carta que escribió en prisión terminaba con las palabras: seguid gritando, el periodismo no es delito.
 
Por desgracia, Alemania ha permitido que se inicie el proceso por leer un poema satírico sobre Erdogan.
 
También en aquel lejano 2012 hicimos una mesa redonda en Estambul, donde aún quedaban algunas esperanzas de que el partido gobernante, Justicia y Desarrollo (AKP), recuperase la actitud tolerante y proeuropea de sus primeros años. Los periodistas y profesores que hablaron con tanta libertad se enfrentan hoy a airadas muchedumbres agitadas por los tuits y las burlas del AKP, el cierre o la incautación de los principales periódicos, juicios y persecuciones. Uno de ellos, Can Dündar, director de Cumhuriyet, al salir del tribunal se topó con un hombre armado, una amenaza mayor que cinco años de cárcel. Por todo eso, esta mesa redonda sobre la libertad de expresión en Turquía no la hacemos en Estambul, sino en Oxford, donde se ha refugiado el antiguo director del periódico Radikal, cerrado por las autoridades.
 
Desde luego, los acontecimientos en Polonia no son equiparables a los de Turquía, ni mucho menos a los de Egipto y China. Pero, según el sindicato polaco de periodistas, desde las elecciones celebradas en otoño, que llevaron al partido Ley y Justicia al poder, más de 140 periodistas han sido despedidos, obligados a dimitir o degradados. La televisión de servicio público es ahora la televisión nacional y da mucho más espacio a la línea oficial del Gobierno. La situación es mejor en Reino Unido que en Polonia, pero las reformas propuestas por el ministro de Cultura son una amenaza a la independencia editorial de la BBC.
 
Los retrocesos tienen muchas causas, pero forman parte de una ola de antiliberalismo
 
Estos retrocesos tienen muchas causas independientes, pero, en conjunto, forman una especie de marea antiliberal. ¿Qué podemos hacer? Prestar atención. Gritar mucho. Asegurarnos de garantizar la libertad de expresión. Apoyar a quienes la defienden en circunstancias mucho más difíciles en otros lugares. Mi libro Free Speech: Ten Principles For a Connected World enumera los campos de batalla principales y establece una serie de principios liberales básicos que todos podemos defender, al margen de que la amenaza proceda de un Gobierno autoritario, una superpotencia privada como Facebook o los trolls solitarios de la Red.
 
 

presentacion-libro-palestina-2

Izquierda Independiente y Teresa Aranguren presentan el libro “Contra el Olvido”

Presentación literaria en la Biblioteca Central de Sanse

20/04/16.- La Biblioteca Central de San Sebastián de los Reyes acoge el 26 de abril la presentación de la recopilación de la memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948.

presentacion-libro-palestina-2
Izquierda Independiente ha invitado a la periodista Teresa Aranguren a presentar el martes 26 de abril, a las 18,30h, su libro Palestina: Contra el Olvido. Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948”, del que es coautora junto con Sandra Barrilaro, Johnny Mansour y Bichara Khader. 
 
Este libro recoge la memoria de Palestina a través de la fotografía desde el siglo XIX, cuando aún formaba parte del Imperio Otomano, hasta la creación del Estado de Israel en 1948, año que los palestinos denominan “Nakba”, el “Desastre”. 
 
Estas páginas son una mirada a través de imágenes en blanco y negro que muestran la vida de una sociedad consolidada: sus pueblos, ciudades, gentes, comercios, oficios, cultura…, y que desmonta con contundencia los dos grandes mitos de la propaganda sionista: “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” y “el desierto hecho florecer”.
 
Izquierda Independiente está muy concienciada con la causa palestina, por ello, y ante la discriminación, intolerancia y vulneración de los derechos humanos que está sufriendo la población palestina a manos del ejército israelí, el partido local presentó una moción en el pleno de marzo que fue aprobada por mayoría para pedir que Sanse conmemore el Día de la Tierra Palestina todos los 30 de marzo. Esto se ha hecho por primera vez el pasado marzo con la inauguración de una glorieta con un olivo centenario y una placa con los nombres de las seis personas asesinadas el 30 de marzo de 1976.
 
Roberto Vegas, secretario general de Izquierda Independiente, comenta: “para nuestro partido es fundamental dar a conocer la realidad del pueblo palestino, por eso hemos luchado para que nuestra localidad reconozca el Día de la Tierra Palestina y ahora traemos a la Biblioteca Central de Sanse a Teresa Aranguren para que nos presente este gran documento gráfico que muestra cómo era este país antes de ser colonizado”. 
 
“Desde nuestro partido estamos muy comprometidos con la lucha de los pueblos oprimidos”, asegura Juan Torres, secretario de comunicación de Izquierda Independiente. “Por eso estamos muy contentos de poder contar con una figura como Teresa Aranguren que se ha significado por el rigor y compromiso en su trabajo como periodista”, concluye.
 
“Negar la existencia del pueblo de Palestina fue premisa fundamental del movimiento sionista, que pretendió no solo ocultar su existencia sino hasta el recuerdo de que había existido. Pero lo que existe deja huella. Por mucho que se intente borrar, la huella de aquella Palestina que fue, la de aquellas gentes que serían expulsadas de su tierra y sus vidas en 1948, permanece en el hueco que dejó su ausencia. Y asoma en las ruinas de una aldea cuyo nombre ya no figura en los mapas, en el dibujo de un paisaje de infancia perdido, en la letra de una canción o en las fotografías de un álbum familiar. Este libro muestra fotografías que son huellas de aquella existencia que se quiso borrar. No es un ejercicio de nostalgia, sino de afirmación. Con fotografías, contra el olvido”, afirma la periodista y escritora Teresa Aranguren.

apoyo-palestina

Sanse celebra el Día de la Tierra Palestina con la plantación de un olivo

La localidad se une a la conmemoración en pro del pueblo palestino

29/03/16.- El miércoles 30 de marzo, a las 18h, se inaugurará la glorieta Palestina con un olivo centenario en honor al pueblo palestino.

apoyo-palestina
Ante la discriminación, intolerancia y vulneración de los derechos humanos que están sufriendo la población palestina a manos del ejército israelí, Izquierda Independiente presentó, junto con sus socios de gobierno y Sí Se Puede, una moción en el pleno de marzo que fue aprobada por mayoría para pedir que San Sebastián de los Reyes conmemore el Día de la Tierra Palestina todos los 30 de marzo.
 
Celebración Día De la Tierra Palestina e inauguración 
 
Esta moción también reclamaba que la localidad otorgara el nombre de Palestina a una glorieta en la que se plantará un olivo en apoyo a la lucha de este pueblo. En ella se instalará una placa con los nombres de las seis personas asesinadas el 30 de marzo de 1976 y todos los 30 de marzo se realizará un acto conmemorativo en Sanse en pro de Palestina, a favor de los derechos humanos y contra la intolerancia.
 
La glorieta elegida, que carecía de nombre hasta ahora, es la situada en Avenida Somosierra 10-12 y el acto de inauguración de la misma tendrá lugar este miércoles 30 a las 18h. Contará con la presencia del embajador de Palestina en España D. Musa Amer Ode y, tras las palabras de los representantes políticos, habrá un recital de poesía. 
 
Rubén Holguera, Primer Teniente de Alcalde y concejal por Izquierda Independiente, comenta: “condenamos la matanza perpetrada por el ejército israelí el 30 de marzo de 1976, la limpieza étnica que se sigue repitiendo a diario así como la confiscación sistemática de tierras palestinas. Por eso, y desde este año, San Sebastián de los Reyes conmemorará cada 30 de marzo el Día de la Tierra Palestina. Animo a todos los vecinos y vecinas de nuestra localidad a que este miércoles participen del acto inaugural de la glorieta Palestina”.
 
Por su parte, Manuel Rondón, secretario adjunto de Movimientos Ciudadanos de Izquierda Independiente, apunta: “no debemos olvidar que lo conseguido se debe fundamentalmente al trabajo constante desarrollado por un grupo de hombres y mujeres de Sanse y Alcobendas en apoyo a los Derechos Humanos del pueblo palestino”. Este grupo ciudadano, que se mantiene muy activo desde que se formó en verano de 2014 tras la masacre en la franja de Gaza, ha conseguido que el pleno aprobara distintas iniciativas relacionadas con la causa de Palestina. 
 
Aquí se puede consultar el plano que indica dónde será el acto.
 
Presentación del libro “Contra el Olvido”
 
El 26 de abril, a las 18.30h., Izquierda Independiente realizará en la Biblioteca Central de Sanse la presentación del último libro de la periodista Teresa Aranguren “Contra el Olvido”, una recopilación de la memoria fotográfica de Palestina desde 1889 a 1948 que muestra una realidad a menudo negada: la existencia de Palestina no como una abstracción, sino como sociedad, cultura y territorio que fue ocupado y usurpado por los colonos. 

titiriteros

Los titiriteros de Carmena también lo fueron de Ana Botella

Títeres desde abajo ya interpretó la obra La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín en enero en Granada sin generar polémica

La compañía había actuado en Madrid cuando el consistorio estaba dirigido por Ana Botella

“Tras dos meses y medio de creación por fin hemos presentado en Granada nuestro nuevo espectáculo La Bruja y Don Cristóbal. A cada cerdo le llega su San Martín. Han sido unas semanas intensas de trabajo pero estamos muy satisfechos con el resultado. Todavía nos queda mucho que hacer con esta obra y muchos lugares que visitar”.
 
Así se expresaba hace apenas una semana la compañía Títeres desde abajo tras el estreno de la obra La Bruja y Don Cristóbal en Granada, su ciudad de origen. La primera representación de la función que ha llevado a prisión a dos de sus miembros tuvo lugar en la Biblioteca Social Libre Albedrío el pasado 29 de enero, que en ningún momento en su web lo anunció como un espectáculo infantil. Se trata de un centro social okupado, asambleario y autogestionado. Al igual que CSOA La Redonda, donde también se puso en escena el 31 de enero.
 
En un comunicado, la CNT Granada, vinculada a la compañía, afirma que “muchas personas pudimos asistir a los dos actos, y conocer la trama y su trasfondo. Su posición, que procura ser humanitaria ante ciertos problemas de actualidad, podía chocar con el de otras posturas políticas. La obra sí defiende la convivencia, la tolerancia y la aceptación de lo diferente. Los enfrentamientos que se producen son ante representaciones de poderes que no lo aceptan, y en ese sentido se desarrolla la trama”.
 
La polémica ha venido por el cartel de “Gora alka-ETA” que se exhibía durante La Bruja y Don Cristóbal, pero Títeres desde abajo estuvo buena parte de 2013, 2014 y 2015 girando por toda la geografía española con otra obra, En la plaza de mi pueblo. Los escenarios que más han frecuentado durante su trayectoria han sido espacios sociales autogestionados. Por ejemplo, con esta función estuvieron en Madrid en La Villana o La Caba.
 
Actuaciones en la era Botella
 
Pero no sólo estuvieron en este tipo de escenarios. Esa función la estrenaron el 30 de junio de 2013 en la capital española, en el X Festival Almenara. Dicho evento está organizado por la radio libre y comunitaria del mismo nombre de La Ventilla, que según su página se financia con “las cuotas de los socios y subvenciones públicas gestionadas por el colectivo”. Tuvo lugar en el Parque Agustín Rodríguez Sahagún, administrado por el Ayuntamiento de Madrid, en plena era Ana Botella.
 
En 2012 realizaron un espectáculo en las fiestas del barrio del Pilar que, además, consta en su página como el primero de la historia de la compañía. Fue un 12 de octubre, en el marco de actividades paralelas al programa oficial organizadas por la Plataforma por unas fiestas populares. Interpretaron Una casa es una ruina, una historia antidesahucios con unos personajes que “sobreviven bastante felices en la jungla de una gran ciudad, pero de pronto su tranquilidad se ve amenazada con la aparición de un banquero que pretende arrebatarles su casita nueva”.
 
El 11 de mayo de 2014, también con Botella, actuaron en el escenario principal de la Pradera de San Isidro de las fiestas municipales madrileñas, según su web. Lo hicieron con  Fábula del Cocodrilo Resfriado y con Farsa de la Princesa Cursilinda, dos obras indicadas explícitamente como dirigidas al público infantil.
 
Con el espectáculo Lo que más duele en el mundo, también para niños, estuvieron según consta en su página entre 2012 y 2013 en el Centro Cultural José Luis López Vázquez, en El Greco, en el García Lorca o en el San José de Calasanz. El 23 de abril de 2013, según su web, participaron con su Cuentacuentos en el Día del Libro de la capital.

el-aprendizaje-de-la-libertad_detalle_articulo

El aprendizaje de la libertad

18/12/15.- Los humanos no somos libres: estamos movidos por deseos y emociones que no controlamos, pero podemos aprender a ser libres desarrollando las funciones ejecutivas del cerebro.

Acabo de hacer una larga reseña del libro de Joaquín Fuster Cerebro y libertad (Ariel). Fuster, el neurólogo español más importante después de Cajal, sostiene, como la mayor parte de los neurólogos, que nuestro cerebro toma las decisiones por su cuenta, y que cuando nos parece que hemos tomado una decisión voluntaria, en realidad solo nos enteramos, con un poco de retraso (unos 200 milisegundos), de algo que el cerebro había decidido por su cuenta. Si esto es así, si estamos sometidos a las ocurrencias de nuestra portentosa maquinaria cerebral, no podemos decir que seamos libres. Fuster esboza una solución que coincide con la que he mantenido en varios de mis libros.

Dicho con palabras mías, no de Fuster, los humanos somos inteligentes, es decir, aprendemos con facilidad, y podemos anticipar situaciones y premios, y hacer proyectos. Pero no somos libres. Estamos, en efecto, movidos por deseos, motivaciones, emociones que no controlamos. Ocurre, sin embargo, que hemos concebido el “proyecto de ser libres”, de liberarnos. Es un proyecto que enlaza con motivaciones muy profundas –el deseo de autonomía lo siente ya el niño cuando quiere soltarse de la mano– que prestan la energía suficiente para irlo poco a poco realizándolo. Hay, pues, que aprender a ser libres. Y unas personas lo hacen con mayor eficacia que otras. Tienen que aprender a liberarse de la ignorancia, del miedo, de la pulsión pasional, de las respuestas automáticas. Todo eso lo conseguimos gracias al desarrollo de las funciones ejecutivas, lo que para simplificar llamo el factor E (Ejecutivo), que se encarga de las funciones que se atribuían a la voluntad, y que depende de los lóbulos frontales, el área del cerebro estudiada precisamente por Fuster.

Esto tiene profundas implicaciones educativas. El aprendizaje esencial durante la infancia y la adolescencia es precisamente el desarrollo de ese factor E, que permite un comportamiento autónomo. Dicho en términos neurológicos, se trata de que el cerebro aprenda a gestionarse a sí mismo. Ahora sabemos que esta capacidad se consolida fundamentalmente durante la adolescencia, que se ha convertido así en la segunda gran época dorada del aprendizaje. Esto provoca una revolución educativa, que debemos aprovechar. Solo les daré algunas referencias, para no marearles. La revista Newsweek  titula en portada: “(El factor E) la competencia escolar que importa más que el cociente intelectual”. El psicólogo Adam Cox, autor de No Mind Left Behind, escribe: “El conocimiento del factor E supone una revolución en el modo de educar a niños y adolescentes”. James Heckman, premio Nobel de Economía, tras estudiar los programas educativos que han tenido éxito, detecta la importancia decisiva del factor E. Adele Diamond, de la British Columbia University, ha mostrado la correlación entre el factor E y los resultados escolares. El factor E permite transformar la inteligencia en talento, es decir, en inteligencia triunfante. Es, pues, una vacuna contra las inteligencias fracasadas.

55d70c48aeb00-r_1442444552009-0-97-800-509

El PP impone una reforma innecesaria que convierte al TC en un sargento del Ejecutivo

Noticia de publico.es""

17/09/15. A once días de las elecciones catalanas, el partido en el Gobierno altera una institución básica del pacto de convivencia surgido con la Constitución de 1978.

Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetir sus tragedias. La reflexión de Cicerón no parece haber sido tenida muy en cuenta por el Partido Popular para reformar el Tribunal Constitucional a uña de caballo.

La politización de Tribunal de Garantías Constitucionales de la II República acabó con esta institución, al convertirla en un campo más de la batalla partidista por el poder, con el nombramiento de sus integrantes a partir de sus afinidades políticas.

Esta experiencia histórica parece que ha caído en saco roto entre los actuales partidos políticos. Ahora, el Partido Popular ha iniciado un camino de no retorno para convertir al Tribunal Constitucional actual en una suerte de sargento del Ejecutivo.

La reforma ‘exprés’ introducida por el PP en las Cortes pone en riesgo el prestigio del Tribunal Contitucional, creado en 1979 y que se convirtió en el gran referente jurídico en la década de los años 80 por la modernidad de sus resoluciones en aras interpretar la Constitución y garantizar los derechos fundamentales. Ahora, se prefiere el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el TC se ha convertido en un órgano lento y previsible.

El PP ha introducido la reforma del TC en el Congreso por medio de una mera proposición de ley: no es un proyecto elaborado por el Gobierno, sino propuesto por el partido en el Parlamento. Esta fórmula permite eludir la obligada consulta prelegislativa que rige para todas las propuestas de un Ejecutivo, consulta que se eleva a instituciones clave, como el Consejo de Estado, y que hubieran cuestionado y propuesto correcciones a los errores que contienen la propuesta popular.

La Ley 2/1979 que regula el TC forma parte del llamado bloque de la constitucionalidad; esto es, el conjunto de normas consensuadas y de jurisprudencia que han edificado el Estado social, democrático y de derecho surgido con la Constitución.

En esta carrera, el PP ni siquiera ha consensuado el texto con la oposición de una institución clave para la convivencia. La reforma es tramitada por la vía de urgencia, con lectura única y con un objetivo: utilizar el rodillo de la mayoría absoluta popular en el Senado y alterar las potestades del TC antes de las elecciones generales de diciembre.

El sargento que actúa ante una sospecha

El texto del PP otorga incluso al Tribunal Constitucional la capacidad para suspender de sus funciones a las autoridades o empleados públicos cuando se sospeche que van a desobedecer sus resoluciones, y sin oír a las partes. Numerosos juristas consideran que esta potestad supone convertir al TC en una suerte de sargento a las órdenes del poder ejecutivo.

Muchos olvidan que el Tribunal Constitucional no forma parte de los tribunales ordinarios, sino que su función es ser el máximo intérprete de la Constitución. En suma, interpreta la carta magna pero no es su garante último.

El TC tampoco tiene la obligación de juzgar y hacer cumplir lo juzgado, en contra de lo que parece sostener esta reforma. Dicha potestad está reservada por la Constitución paralos jueces y los tribunales ordinarios por mucho que se empeñaran en llamar “magistrados” a los miembros del TC cuando se creó dicha institución.

En caso de pérdida de la mayoría absoluta en el Senado

La Ley que regula desde 1979 el Tribunal Constitucional ya establece que todas las autoridades y ciudadanos están obligados a cumplir sus resoluciones, que se publican en el Boletín Oficial del Estado para general conocimiento. Incluso otorga al TC la capacidad de imponer multas coercitivas.

Frente a la desobediencia existe el Código Penal para exigir el cumplimiento ante los tribunales cuando se aprecien delitos como los de prevaricación, desobediencia grave, obstrucción a la justicia, sedición… Sirva de ejemplo la causa abierta contra el presidente catalán, Artur Mas, y tres de sus consellers por la consulta alternativa del pasado 9 de noviembre y que se instruye en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

La reforma del Partido Popular tiene un trasfondo político, en caso de que se produzca una declaración de independencia en Catalunya.

El artículo 155 de la Constitución permite a un Gobierno obligar a una autonomía y a sus autoridades a cumplir las leyes, para lo cual esta medida debe ser aprobada por la mayoría absoluta del Senado.

La intervención del Gobierno no implica suspender una autonomía como tal, ni al Govern, sino obligar a sus autoridades a cumplir las leyes por medio de instrucciones que emanan del Ejecutivo central. En caso de desobediencia, cada una de las personas que participan en un incumplimiento pueden tener responsabilidades penales.

Sin embargo, ¿qué ocurriría si en las elecciones generales de diciembre el PP pierde la mayoría absoluta en el Senado? Quizá no podría alcanzar el consenso necesario para aplicar el artículo 155 en caso de una declaración de independencia.

De ahí la reforma del TC que otorga a este órgano de la capacidad imponer el cumplimiento de sus resoluciones si se sospecha que no se va a cumplirlas.

Desde hace casi 36 años en el Tribunal Constitucional se ha trabajado con la certeza de que sus resoluciones vinculan a todos los poderes del Estado. Allí se considera impensableque alguna administración, incluida la Generalitat catalana, no cumpla con una resolución.

En toda su historia, el TC nunca ha tenido que pedir ayuda para hacer cumplir una sentencia en un conflicto entre administraciones. Y los más veteranos que trabajan en su sede tampoco recuerdan que se haya impuesto una multa por un incumplimiento.

Pero el conocimiento de la historia parece ser que no es el fuerte de esta reforma.

5576a3f5807ef-2-0-57-700-933

Zerolo, mi niño””

OBITUARIO | PEDRO ZEROLO

11/6/15. Tuvo un gran afán en su vida: luchar por la igualdad de derechos. Lo hacía a todas horas, en cualquier momento o circunstancia y lo convirtió en su bandera.

Pedro Zerolo (Caracas, 1960) siempre tuvo un afán en su vida: luchar por la igualdad de derechos. Lo hacía a todas horas, en cualquier momento o circunstancia. Su lucha era una bandera permanente que no dejaba esquinada ni un segundo.

Primero lo hizo desde la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB), donde estuvo casi diez años como presidente. En aquellos años buscaba la visualización del movimiento LGTB, que aún era muy marginal. Llamaba constantemente a los medios de comunicación para posicionarse ante cualquier asunto o para informar de cualquier acto, y se mostraba sumamente agradecido aunque sólo se publicara media columna. “Es muy importante, mi niño, que se nos vea y se nos oiga. Pasito a pasito, un millón de gracias”, me dijo más de una vez.

Su insistencia y su perseverancia dieron sus frutos, y el movimiento del LGTB fue ganando consistencia y peso social y político, al igual que la fiesta del “Orgullo gay”, a la que acudió durante 25 años, aunque le dolió en el alma faltar a la última celebración porque la enfermedad ya no se lo permitía.

 
En 2003 pasó del activismo social a la política como concejal en la lista que encabezaba Trinidad Jiménez. Era un convencido de que las cosas se cambian desde la política, y que había muchas cosas que cambiar. Enseguida se hizo notar en las filas del PSOE. Tenía un discurso político muy bien articulado, unas ideas muy claras y una capacidad de trabajo inmensa, lo que no suele abundar en los partidos.

De hecho, José Luis Rodríguez Zapatero no dudó en incorporarlo a su Ejecutiva y situarlo en el área de Movimientos Sociales. Zerolo dinamizaba a la sociedad civil como nadie, tenía reuniones todos los días y a todas horas, y creo numerosos grupos sectoriales afines al PSOE de lo más variado.

La aprobación del matrimonio homosexual fue para él un hito sin precedentes por el que había luchado toda su vida. Se casó, y no paró de casar en su condición de concejal. Cada boda se la preparaba como si fuera la última que iba a celebrar, y no dejaba de emocionarse por poder hacerlo, casi más que los contrayentes.

También tenía sus ambiciones políticas, y cuando Trinidad Jiménez anunció que no iba a repetir como candidata a la Alcaldía en 2007, se postuló tímidamente: “Ven, mi niño, yo quiero presentarme para ser alcalde de Madrid. De ZP a PZ. ¿Cómo lo ves?”.
 
Como yo lo viera importaba poco, pero quien no lo veía de ninguna forma era el entonces secretario de Organización, José Blanco, y tuvo que conformarse con volver a ir de concejal otros cuatro años, lo que tampoco le disgustaba. Siguió trabajando incansablemente tanto en el ayuntamiento, como con sus movimientos sociales y en todo lo que le pidiera el partido. Si había un acto al que nadie quería ir, siempre se podía contar con Zerolo para que el PSOE tuviera presencia.

Tras repetir en 2011 de nuevo como edil por Madrid, le llegó a enamorar la vida municipal, dio su última batalla contra Ángel Gabilondo tras la expulsión de Tomás Gómez como secretario general del PSM. La perdió, pero no tuvo el más mínimo problema en incorporarse a la lista de su contrincante, que este lunes le fue a recoger su acta de diputado.

En enero de 2014 conmocionó a toda la sociedad con el anuncio de que tenía un cáncer de páncreas. Se rapó el pelo, adelgazó hasta hacerse invisible, pero ni perdió la sonrisa, ni las ganas de trabajar, y no se escondió de nada ni de nadie. “Estoy bien, mi niño, sólo cuando recibo el tratamiento tengo dos o tres días que no puedo moverme de la cama. Pero voy a luchar hasta el final”. Y así lo hizo, como toda su vida.

mi_parto

Mi parto es mío

Articulo de Opinión del Blog ´Se Cuecen Habas´.

12/5/15. La autora de este articulo es Esther Vivas, cuya maxima es ´Comprender el mundo para cambiarlo, Cambiarlo para comprenderlo´. Autora de diversos libros sobre movimientos sociales y políticas agrícolas y alimentarias. Su último trabajo es ‘El negocio de la comida. ¿Quién controla nuestra alimentación?’ (Icaria ed., 2014). 

 

Antes de quedarme embarazada, nunca me había planteado cómo quería que fuese mi parto. A menudo, como mujeres, pensamos en si queremos o no tener hijos, qué implicaciones tendrá, de qué modo haremos compatible la maternidad con la vida personal y profesional. Como feministas reivindicamos el imprescindible derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, al aborto, a la conciliación, a repartir el trabajo de cuidados, a la igualdad. Sin embargo, creo, hay un derecho que se nos pasa por alto exigir: el de cómo queremos parir.

Parece que el parto es un mero trámite. Antes y después del mismo, levantamos la voz para reivindicar nuestros derechos, pero los ignoramos a menudo a la hora de dar a luz. No obstante, el parto no solo es un inevitable sino un momento crucial en nuestras vidas y la de aquellos que van a nacer. De aquí que una vez supe que iba a tener un hijo y me planté qué parto quería, no dejara de sorprenderme no solo cómo de olvidado teníamos dicho acontecimiento sino la poca importancia que le dábamos, tanto en lo personal como en lo colectivo.

El debate sobre el parto respetado es, tanto en espacios activistas como cotidianos, ese gran ignorado. Hablar del momento de parir significa referirse a un simple procedimiento, que en muchos casos, al menos por parte de amigas y conocidas, ha sido vivido con dolor y no pocas veces con angustia, miedo e impotencia, y no por el parto en sí sino por la alta intervención médica, a menudo evitable. No en vano, el alumbramiento es tratado en la mayoría de hospitales más como una operación quirúrgica que como un proceso natural.

Cesáreas programadas e innecesarias, oxitocina administrada antes de tiempo, separación injustificada de madre y bebé al nacer, partos inducidos arbitrariamente, mal suministro de la epidural, rotura no necesaria de la bolsa de aguas… por solo citar algunas de las prácticas vividas por amigas y conocidas. Todas ellas justificadas facultativamente porqué “era necesario para el bebé” o “no había otra opción”. ¿Seguro? A las madres, las “fuerzan” a creerlo y muchas, después del dolor, afirman que “al final todo se olvida”. Pero, ¿cuánto tiene que haber sufrido una madre para querer olvidar parte de un episodio tan importante como el parto de su bebé?.

Violencia contra mujeres y pequeños

Las estadísticas confirman estas experiencias que, desde mi punto de vista, solo pueden calificarse como violencia contra mujeres y pequeños. En el Estado español, en 2011, según datos del Ministerio de Sanidad, el número de cesáreas realizadas en hospitales públicos fue de un 21,88% sobre el total de los partos realizados. Se trata del doble del que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera justificable. En los hospitales privados, el porcentaje es aún más elevado. La episiotomía (incisión en la zona del periné para facilitar la salida del bebé) se realiza en torno al 43% de los partos vaginales (una cifra que alcanzaba el 89% en 1997) en la sanidad pública, mientras que en países como Suecia o Dinamarca solo se práctica entorno al 7% de los casos. Una intervención que a posteriori puede generar problemas sexuales, incontinencia urinaria, debilitamiento de los músculos perineales, etc. Pero, ¿a caso las mujeres aquí tenemos un periné distinto a las de otros países europeos? Claro que no.

El alto número de cesáreas y episiotomías son tan solo una muestra de las consecuencias que los partos altamente medicalizados en el Estado español tienen en madres e hijos. El sistema económico exige partos rápidos y “eficientes”, a costa del bienestar de la mujer y el pequeño. Evidentemente que si una cesárea o una episiotomía es necesaria, adelante. La intervención médica no es mala per se. Sin embargo, hoy el problema reside en que muchas de estas prácticas se realizan de forma rutinaria, siendo, en la mayoría de los casos evitables, como muestran las estadísticas de otros países y las recomendaciones de la OMS.

La capacidad de decidir de las mujeres a la hora de parir, parece, se queda a la puerta de quirófanos y hospitales. De ser protagonistas, pasamos a ser, en el mejor de los casos, espectadoras de un parto donde otros deciden por nosotras. Los deseos, las necesidades y las expectativas que tenemos no cuentan, e incluso a veces ni siquiera nos las planteamos… porque nadie nos ha preguntado. De aquí que muchos partos sean vividos de forma traumática.

A pesar de que en los últimos años se han dado mejoras significativas en la atención al parto en centros hospitalarios, con la erradicación de algunas prácticas, la concienciación de más profesionales y la aprobación de La Guía sobre la Atención al Parto Normal, por parte del Ministerio de Sanidad, y su aplicación en algunos hospitales, el total respeto a la voluntad de las parturientas está aún lejos de lo deseable. Aunque éste pueda variar en función del centro y/o de los profesionales.

Pero, ¿parir es cosa de médicos o de mujeres? Para mí, la respuesta es obvia. Sin embargo, durante décadas y aún en la actualidad nos han hecho creer que como mujeres no estamos preparadas para dar a luz por nosotras mismas, no podemos, no sabemos… y así, con el tiempo, nos han secuestrado el parto. La actitud paternalista, en muchos casos, nos inhibe como parturientas. Y la estrategia del miedo hace mella. Otra cara más del control patriarcal sobre el cuerpo de la mujer.

Parto en casa

No obstante, el parto es un derecho, donde la mujer y el pequeño deberíamos ser los auténticos protagonistas, y ante todo tiene que ser respetado. En los últimos años, una oleada de mujeres, organizadas en espacios y asociaciones varias, se han alzado reivindicando este derecho, porque el parto es nuestro.

Una de las opciones de parto que poco a poco se ha ido recuperando es la del parto en casa, donde la mujer es plenamente protagonista y su parto del todo respetado. Aunque el porcentaje sobre el conjunto de alumbramientos es muy bajo, un 0,2% del total, y el servicio público de salud ni siquiera contempla dicha opción, en 2013, según el Mapa del parto en casa en España, se llevaron a cabo una media de 800 partos planificados en el hogar, casi la mitad en Catalunya.

A pesar de que muchos tachan de “irresponsable” esta práctica, considero que se trata de una de las opciones de parir más seguras. Teniendo en cuenta, evidentemente, que el parto hospitalario es imprescindible en determinadas circunstancias de riesgo. En Gran Bretaña, el Instituto Nacional de Salud (NICE) publicó en 2014 un informe donde recomendaba el parto en casa atendido por comadronas en embarazos de bajo riesgo. Según dicho trabajo, las ventajas residían en una reducción drástica del número de cesáreas, episiotomías, inducciones y el uso de forceps y ventosas debidos a los partos altamente medicalizados en centros hospitalarios. A diferencia de aquí, en Gran Bretaña el parto en el hogar está cubierto por el sistema público de salud. En Holanda, el número de partos en casa es el más elevado de toda Europa, con un 20% del total, y son varios los informes que señalan que el porcentaje de complicaciones es inferior incluso al que se da en hospitales. Aunque es importante señalar, en estos tiempos neoliberales y privatizadores, que no se puede utilizar por parte de los gobiernos la demanda del parto en casa como una estrategia para recortar gastos en sanidad y que éste debe de incorporarse con plenas garantías en el sistema público de salud. De hecho, según la OMS es igual de recomendable un parto en el domicilio que uno en el hospital.

Yo parí en casa. Varias conocidas y profesionales me animaron a hacerlo. Finalmente consideré que esta era la opción más respetuosa y segura tanto conmigo como con el bebé. Solo es necesario ver las estadísticas y, como decíamos anteriormente, las dinámicas en otros países. El parto natural y, en particular, el parto en casa es una de las experiencias más intensas y únicas que puede vivir una mujer y con un vínculo más estrecho con su bebé. No se trata de sacralizar el parto, pero sí reivindicar este derecho y experiencia que nos han arrebatado.

Parir en casa no es cosa de “imprudentes”, “locas” e “insensatas” es una opción pensada, meditada y preparada. A menudo, más que un parto medicalizado en un hospital, donde a veces ni sabemos con qué nos vamos a encontrar. Muchos, algunos de buena fe otros no tanta, intentaran disuadirnos en este camino. La clave: una buena información, saber que puedes parir y estar bien acompañada, tanto de las personas que amas como de una buena comadrona con quien tengas plena confianza.

Quiero terminar por agradecer y dedicar este artículo a todas aquellas mujeres que me animaron a tirar adelante el parto en casa (comadronas, doulas, mujeres que así lo habían hecho, otras que así lo quieren hacer), y en particular a la comadrona Blanca Lainez, que me acompañó en el momento de parir, por su profesionalidad y cariño, y al increíble equipo de Cos cooperativa y su compromiso con el embarazo, el parto y la crianza consciente y natural.

Porque el parto es nuestro. Que no nos arrebaten este derecho.

Y tú, ¿qué sientes?

Spot en apoyo a la iniciativa Rumbo a Gaza y a la Flotilla de la Libertad II. Puedes seguirlo en www.rumboagaza.org.

Archivo: