Entradas

libertad

Igualdad, Fraternidad y Libertad

Los tres principios que aportaron los enciclopedistas franceses a los descamisados (sans-culottes o “sin calzones”, literalmente) que nutrieron el grueso de los revolucionarios en Francia a finales del siglo XVIII, están aquí ordenados en un enfoque nada inocente.

libertad

En primer lugar aparece el principio de la Igualdad, que constituirá el núcleo inicial de esta reflexión.

En realidad es el fundamento de todas las Constituciones que se precien de democráticas, pero ¿es un principio que realmente informa radicalmente, es decir desde la raíz, la percepción de todos, todos los que se identifican como demócratas? La tendencia a colocarse, o al menos intentarlo a cada ocasión, por encima de los demás es casi recurrente en un mundo que, en la práctica cotidiana aspira a la exclusividad, a codearse con una élite social y, a ser posible, económica. Para ser claros, todos los grupos que se precian como socialmente identificados busca la singularidad, el sentirse y actuar por encima de los demás, y más en concreto, de la media de los que deberían ser sus iguales en ciudadanía. Si el marco constitucional proclama “la igualdad en derechos y deberes de todos los ciudadanos”, al menor descuido reaparecen los privilegios que la Revolución de la Modernidad declaró abolidos, en principio de la nobleza,   ventajas sociales implícitas o, si se puede, de forma explícita. No hace falta escarbar demasiado en la Historia para descubrir ese afán de identificarse con un colectivo concreto por aspectos tan variados como la lengua, la presunta raza (a pesar de que ya hace muchos años que la Antropología científica aclaró que todos procedemos del mismo tronco de Homo, y que el fenotipo, o apariencia, no supone de forma inevitable un genotipo diferenciado en el rastro mitocondrial del ADN) u otras etiquetas superficiales, que finalmente se abocan a situarse, individual o colectivamente, en un plano superior, siempre diferenciado social y, a ser posible, económicamente. Y, siendo un poco más prosaicos, nos encontramos con unas raíces muy preocupantes en la convivencia política. El movimiento conocido como Romanticismo no fue sino un modo reaccionario (es decir, reactivo a lo que ya estaba asumido como resultado de la Revolución del burgo, el pueblo, la ciudadanía como habitantes de la ciudad, contra las élites privilegiadas por simples motivos de herencia no merecida) de rebelarse a su vez contra lo que había nacido como una revolución igualitaria. La voz de Karl Marx apelando a un mundo sin fronteras, en el que todos los hombres fuesen iguales, raíz de la Internacional proletaria, para que la plusvalía generada por el trabajo de los obreros no incrementase el capital acumulativo de los titulares (que no propietarios) de los medios primarios de producción.

Ese movimiento del Romanticismo, formalmente artístico, generó una multiplicidad de propuestas de diferenciarse, incluso localistas, en principio por el lugar de nacimiento, de lo que tomó el nombre genérico de Nacionalismo. Tenemos por tanto, en la raíz de estos grupos un afán de apelar a todo lo que segrega, sea real o inventado. No hace falta mucha imaginación para comprender que todos  los nacionalismos son, por naturaleza, insolidarios. Sin recurrir al dramático ejemplo de Yugoslavia basta recordar la machacona frase de Jordi Pujol para proclamar, implícitamente, a la superioridad del grupo: “Apelamos al hecho diferencial”. Todo lo que vino después, desde la apelación a “derechos históricos”, difícilmente justificados, hasta la “inmersión lingüística” o prerrogativas englobadas en las “competencias exclusivas”, tienen su origen en esa carrera constante por diferenciarse, dejar atrás a los parias que no pueden exhibir ese pedigrí de exclusividad. Un argumento claramente insolidario, es decir muy difícil de encajar en una verdadera democracia igualitaria.

Teniendo en cuenta esta reflexión histórica, pero con indudable calado actual, resulta casi imposible que el principio menos respetado de la trilogía revolucionaria, la Fraternidad, tenga hoy un mínimo de calado social. La brecha social, hoy ya insoportable; ocho hombre en toda la Tierra disponen de más recursos económicos que mil quinientos millones de desclasados, según el solvente informe de Intermón Oxfam, que siendo más concretos señala que el 1% de los más pudientes acumula en España la riqueza equivalente al 70% de sus conciudadanos. ¿Qué pintan ahí las banderas como excusa, sean “estrelladas” o aún sin estrellar? Pues eso, sólo sirven para eludir la acción de la Justicia Distributiva y compensatoria, incluso después del desfalco impune de Banca Catalana. Sin Fraternidad, así en mayúscula, es imposible la empatía para ponerse en la piel de los otros, aunque estos otros sean titulares teóricos de los mismos derechos y obligaciones. Con este panorama desolador, ¿cómo podemos apelar a una mínima solidaridad para con los sesenta mil hermanos desgraciados que se pudren sin remedio en inmundos campos de concentración, sean sirios aislados sin posible salida en Grecia o en el mayor campo de concentración genocida del mundo, Gaza, por obra y gracia de esos beneficiarios del sionismo internacional y millonario que se esconde bajo la respetable religión judaica? Llegados a este punto es sorprendente (suponiendo que aún nos podamos sorprender de los caminos retorcidos para mantenerse a toda costa) que la cúpula de los partidos políticos que aparecen como más avanzados hayan asumido la defensa de que “España es una nación de naciones”, con lo que ser perpetuarían condiciones propicias para la diferenciación. No se coge al toro por los cuernos (valga la redundancia) de proponer un Senado que sea en realidad una auténtica Cámara de Encuentro de las Diferencias Ofensivas Territoriales, espacio de un debate inteligente, compensatorio, de consenso sobre puntos racionales y comunes, de una distribución racional e igualitaria en esfuerzos y resultados de la Riqueza Nacional, sin atajos ni diferencias abusivas en Recaudación, Educación, Sanidad, Obra Pública y Servicios Comunes.

Y llegamos al tercer principio de la Revolución que abrió la teórica puerta de la Modernidad, con sus hijos indeseables de los nacionalismos arcaizantes. Porque no podemos olvidar que la Libertad no se proclamaba de forma utópica, sino para denunciar el servilismo medieval de los gremios, como formas predictivas de la producción, ya que marcaba el destino del trabajo desde la cuna. La Libertad, que se mantiene en la primera línea de la trilogía cuando es, sencillamente, una consecuencia inevitable de la Igualdad y de la Fraternidad internacional. Justamente lo contrario que los compartimentos cerrados, y privilegiados sin causa, de todos los nacionalismos, los alumbrados y los que por desgracia aún quedan por alumbrar, porque el mercantilismo fomenta el afán acaparador, predador e insensible a la igualdad intrínseca de todos los seres humanos. ¿Etiquetas?, sólo las obligadas para conocer que los alimentos no han sido producidos ignorando el equilibrio ecológico y para conocer que no provienen de territorios usurpados a sus legítimos e históricos moradores, como saharauis y palestinos.

Francisco González de Tena

Archivo:
impuestos

Izquierda Independiente propone potenciar el empleo en Sanse a través de las ordenanzas fiscales

Actualmente cuesta más crear una empresa en Sanse que en la ciudad vecina de Alcobendas. Por esta razón, otra de las propuestas que el partido local ha hecho para las ordenanzas fiscales municipales es que el gobierno rebaje las licencias de actividad y funcionamiento para pequeñas y medianas empresas así como para colectivos en situación de mayor vulnerabilidad.

impuestos

Izquierda Independiente continúa su línea propositiva con el objetivo de conseguir unas modificaciones fiscales en Sanse que sean beneficiosas para todas las personas y que incluyan medidas equitativas.

Actualmente, y a pesar de las modificaciones incorporadas en las ordenanzas de 2016, la apertura de una empresa en San Sebastián de los Reyes sigue siendo más costosa que en Alcobendas como ya denunció en su día la formación local. Por esta razón, Izquierda Independiente ha propuesto que se reduzcan un 40% las tasas por gasto eléctrico y por licencia de funcionamiento y un 30% las tasas por superficie en locales. También puede servir como ejemplo el cálculo que se lleva a cabo en la ciudad vecina.

En un momento de alto porcentaje de desempleo, lo que está produciendo un aumento de pobreza y exclusión social, el partido considera muy importante facilitar la apertura de empresas por parte de colectivos especialmente sensibles. Por ello piden que se dé una bonificación del 50% de la tasa de licencia de apertura a mujeres víctimas de violencia de género, personas en situación de desempleo de larga duración, jóvenes menores de 30 años, mayores de 55 años que hayan estado seis meses en situación de desempleo en los dos últimos años y personas que tengan acreditado un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

Miguel Ángel Fernández, concejal de Izquierda Independiente, comenta: “consideramos fundamental que se potencie el empleo en Sanse y para ello tan importante es facilitar la creación de empresas en nuestro municipio como apoyar económicamente a aquellos colectivos que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. Esperamos que el gobierno de Sanse tenga en cuenta también esta propuesta pues redundará en el beneficio de todos nuestros vecinos y vecinas. No podemos olvidar que el acceso al trabajo es el factor más importante a la hora de conseguir una plena inclusión social de las personas, además de un mandato constitucional a los poderes públicos”.

Archivo:

Pleno Junio – Belén Ochoa pide a Tatiana que deje de acusar falsamente a sus compañeros de partido

Nuestra concejala Belén Ochoa ruega a la portavoz del PSOE, Tatiana Jiménez, que deje de acusar a sus compañeros injustamente pues ella, como mujer y concejala del grupo, también se siente atacada por sus palabras

Archivo:
rueda sanidad

Izquierda Independiente y Podemos se unen por la sanidad pública de Madrid

El partido local ha expuesto las peticiones y exigencias a la Comunidad de Madrid respecto a los hospitales públicos de la región en las que ambas formaciones han trabajado conjuntamente.

rueda sanidadEsta mañana los concejales de Izquierda Independiente, Rubén Holguera y Miguel Ángel Fernández, han presentado en rueda de prensa las peticiones y pasos que están llevando a cabo para exigir a la Consejería de Sanidad que mejore la situación de los hospitales de la Comunidad de Madrid en general y del Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes en particular. Los datos presentados han sido trabajados conjuntamente con la diputada autonómica de Podemos, Carmen San José.

Las tres cuestiones principales que ambos partidos denuncian son que el gasto sanitario madrileño está muy por debajo de la media del resto de las comunidades autónomas. Frente al 5,7% invertido en el resto de España, en la Comunidad de Madrid solo un 3,9% del presupuesto se destina a sanidad pública. Esto supone volver a los niveles del año 2008/09, lo que acarrea la disminución de la plantilla en 6000 profesionales e impide reformar o mantener adecuadamente las infraestructuras.

Otro de los grandes problemas está relacionado con la orientación de las políticas sanitarias. Es decir, el querer compatibilizar el negocio con la sanidad pública a través de una transferencia de fondos públicos. Esto ha descapitalizado al sector público a la vez que aumentaba las privatizaciones, propiciando así el aumento de las desigualdades en salud. Con el gobierno de Cifuentes esta realidad no solo no ha cambiado, sino que la Comunidad aún no cuenta con un Plan de Salud. 

Por último, ambos partidos exigen que se recuperen los derechos perdidos. Los profesionales sanitarios cada vez tienen cargas de trabajo mayores y reciben un trato cada vez peor por parte de la Conserjería, lo que repercute en su motivación. Por su parte, la ciudadanía no tiene garantizada la protección a la salud que deben proporcionar los poderes públicos, siendo el mejor ejemplo las “eternas” Listas de Espera.

En San Sebastián de los Reyes la realidad no es diferente. Izquierda Independiente ha denunciado que, desde que se inaugurara el “Hospital Infanta Sofía” en febrero del 2008, este hospital sufre precariedad de medios humanos y materiales que no se han subsanado a pesar de las múltiples denuncias públicas. Solo la Marea Blanca consiguió acabar con el intento del PP de privatizarlo.

Actualmente, las cifras de camas, la cartera de servicios y dispositivos (quirófanos, urgencias, hospital de día, etc.) son muy inferiores a lo estipulado en el convenio entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y lo recogido en el Contrato de Gestión que la concesionaria mantiene con la Consejería de Sanidad. El incumplimiento más evidente es el número de camas. El convenio estipulaba para este año 349 camas operativas y, sin embargo, solo hay 271. Otro grave incumplimiento es que tras más de nueve años, la cuarta torre del hospital continúa sin dotarse y abrirse para dar servicio a la población, lo que agrava aún más las Listas de Espera. 

Miguel Ángel Fernández, concejal de Izquierda Independiente, comenta: “no podemos seguir con esta precariedad sanitaria, por eso exigimos a la Consejería de Sanidad y a la Dirección del Hospital Infanta Sofía que aumenten la dotación material y humana actual para poder encarar más eficientemente el trabajo diario. También solicitamos que cumplan los compromisos adquiridos respecto a equipamientos, dispositivos y la habilitación de la Torre 4”.

Archivo:
Orgullo16-620x413

Orgullo LGTBQi: Mucho por hacer

Orgullo16-620x413

“Lo más duro no fue saber o reconocerme como gay, sino ver que la gente no actuaba ni hacía nada cuando alguien me discriminaba públicamente por serlo”. Estas palabras se las pronunció Nick Rattray a su hermano, el fundador de Change.org, Ben Rattray. “En ese momento me sentí avergonzado por mi actitud egoísta. Pero también fui consciente de muchas injusticias que suceden alrededor de mi y que hasta ese momento me sentía sin ningún tipo de capacidad para hacer algo contra ellas”. De aquello surgió, hace más de 10 años, la que es hoy la mayor plataforma de peticiones del mundo. De la homofobia que había sufrido su hermano nació la herramienta que hoy lucha contra la discriminación por razones de orientación sexual.

Pocos años después llegó una victoria que supuso un antes y un después para el colectivo LGTBQi+. El noviembre de 2010 Luleki Sizwe inició una campaña para luchar y prohibir las violaciones correctivas. El término se utiliza para la práctica en la que los hombres violan a una mujer con la única intención de “volverlas” heterosexuales. Dramático. Sucedía en Sudáfrica, pero seguro que no es el único lugar. Entre 2000 y 2010, más de 31 mujeres lesbianas fueron asesinadas simplemente por serlo. A la semana, más de 10 lesbianas son raptadas y violadas tan sólo en Ciudad del Cabo. De cada 25 hombres acusados de violación en Sudáfrica, 24 son puestos en libertad.

Algunos años más tarde, el fin de esa discriminación llegó a un sector de Estados Unidos: los boys scouts. En esa organización juvenil existía una política antigay que, si bien permitía a las personas LGTBQi+ pertenecer al grupo, no se podía hacer ostentación de la orientación afectivo-sexual. Fueron varias las campañas iniciadas por padres y madres de menores que buscaban la inclusión de sus hijos con independencia de su identidad sexual o de género. En total más de 124 peticiones en más de 13 meses y con una suma de más de 1,8 millones de firmas se consiguió eliminar esta ley antigays en los Scouts. Cientos de héroes anónimos defensores de la diversidad como Lucien, que logró que se eliminara esa política y que su hijo le concedieran la insignia del águila.

¿Y en España?

Change.org llegó a España cuando ya existía el matrimonio homosexual. Sobre el papel ya existían leyes para evitar la discriminación, pero en la realidad cada año nos hemos ido encontrando con diferentes peticiones de personas que quieren cambiar algo concreto.

Lorena luchó contra la transfobia en esta campaña, Ricardo peleó contra la homofobia de un colegio en el que no dejaban inscribir a su hijo por tener dos papás, Miguel consiguió que dimitiera el secretario de la asociación de empresarios tras decir que “la homosexualidad es pecado” y Brenda y María José, dos mamás lesbianas, lograron que su bebe pudiera ser registrado como hijo de ambas. En la Universidad de Cádiz se logró por otro lado que no tuvieran lugar unas conferencias donde se iba a participar un señor que aseguraba que “las enfermedades mentales se dan con mayor asiduidad en personas homosexuales” y que “son ellos, los homosexuales, los más promiscuos porque tienen 6 parejas al año”.

A pesar de ello, sigue existiendo gente que defiende que la homosexualidad se puede “curar”. Es el caso de Richard Cohen, cuyo libro sigue vendiéndose -a pesar de que se ha conseguido retirar de alguna librería. También hay quien cree que algo como un World Pride no es necesario que sea retransmitido en TVE – y también alguien que lucha contra ello. Hay quienes han intentado cambiar la definición de bisexual en la RAE, y quienes como Carla Antonelli llevan años luchando contra la OMS para que entiendan que la transexualidad no es una enfermedad.

Los derechos de las personas trans, donde más camino hay por recorrer

En la ecuación LGTBQI+ hay una letra, la T -referente a las personas transexuales – que son las que más recorrido tienen por hacer en la construcción y lucha de sus derechos. Si antes hablábamos de la campaña iniciada por Carla Antonelli, también hay que recordar cómo los recortes sanitarios afectan, en no pocas ocasiones, a estas personas. Y si no que se lo pregunten a Ares Piñeiro, que vió cómo las compañías farmacéuticas dejaban de ver rentable la fabricación y distribución de medicamentos que utilizan en los tratamientos de hormonas y eso le obligó a tener que acudir a Francia para poder comprar el Reandrón. O a Marta con el Meriestra.

Como ves son muchos los avances conseguidos, pero también muchos los terrenos donde hay que seguir luchando. Es por eso que ahora, más que nunca, necesitamos tu ayuda. Si quieres que el equipo de Change.org siga ayudando a miles de campañas como esta, puedes hacerte socio de la plataforma aquí. Si quieres cambiar algo en concreto, quizás ahora sea el momento de iniciar una campaña.

https://www.change.org/l/es/orgullo-mucho-por-hacer?utm_source=action_alert_share&utm_medium=email&utm_campaign=767359&alert_id=UqreGNayRk_qA%2BT5PW4dMH%2Bf2u9czqrgArFwOPYGyWtdYbP5C%2FKzUk%3D

Archivo:

Las autoras María Murnau y Helen Sotillo explican cómo usan las RRSS para acercar el feminismo en “Mujer y Cómic”

Feminista Ilustrada, María Murnau y Helen Sotillo crearon Feminista Ilustrada para acercar el feminismo a través de las redes sociales. Con sus dibujos pretenden dar visibilidad a las situaciones de machismo cotidiano, con tono irónico y humor intentan ofrecer alternativas y consejos para hacer frente a estas situaciones.

Archivo:

La autora Marisa Mediavilla nos habla de su recorrido en “Mujer y Cómic”

Marisa Mediavilla, Feminista, Bibliotecaria y documentalista, creó en 1985 la biblioteca de mujeres, un proyecto con un fondo documental de más de 30.000 volúmenes compuesto por estudios y ensayos feministas, femeninos y misóginos, biografías, obras de creación artística y literaria, además de literatura gris, revistas y colecciones especiales como agendas, calendarios, carteles, folletos, sellos, pegatinas, tarjetas, tebeos, chapas, etc.

Archivo:

La autora Olga Carmona nos cuenta su experiencia en “Mujer y Cómic”

Olga Carmona Peral, Estudió Bellas Artes en la Universidad de Granada, donde se especializó en pintura y fotografía, autora de “Probabilidades”, “50 años no es nada” y “Normal”, novela gráfica que muestra la dificultad de ser “normal” en nuestra sociedad. Además, colabora habitualmente en varias revistas y libros y se dedica a la ilustración de libros educativos. Forma parte del Colectivo de Autoras de Comic.

Archivo:

Presentación del acto “Mujer y Cómic”

Virginia Gijón, responsable del área de feminismo en Izquierda Independiente, presenta esta charla coloquio sobre la presencia de la mujer en el mundo del cómic, la ilustración y el feminismo. el acto contó con la presencia de las autoras Olga Carmona Peral, Marisa Mediavilla, María Marnau y Helen Sotillo

Archivo: