Entradas

Orgullo16-620x413

Orgullo LGTBQi: Mucho por hacer

Orgullo16-620x413

“Lo más duro no fue saber o reconocerme como gay, sino ver que la gente no actuaba ni hacía nada cuando alguien me discriminaba públicamente por serlo”. Estas palabras se las pronunció Nick Rattray a su hermano, el fundador de Change.org, Ben Rattray. “En ese momento me sentí avergonzado por mi actitud egoísta. Pero también fui consciente de muchas injusticias que suceden alrededor de mi y que hasta ese momento me sentía sin ningún tipo de capacidad para hacer algo contra ellas”. De aquello surgió, hace más de 10 años, la que es hoy la mayor plataforma de peticiones del mundo. De la homofobia que había sufrido su hermano nació la herramienta que hoy lucha contra la discriminación por razones de orientación sexual.

Pocos años después llegó una victoria que supuso un antes y un después para el colectivo LGTBQi+. El noviembre de 2010 Luleki Sizwe inició una campaña para luchar y prohibir las violaciones correctivas. El término se utiliza para la práctica en la que los hombres violan a una mujer con la única intención de “volverlas” heterosexuales. Dramático. Sucedía en Sudáfrica, pero seguro que no es el único lugar. Entre 2000 y 2010, más de 31 mujeres lesbianas fueron asesinadas simplemente por serlo. A la semana, más de 10 lesbianas son raptadas y violadas tan sólo en Ciudad del Cabo. De cada 25 hombres acusados de violación en Sudáfrica, 24 son puestos en libertad.

Algunos años más tarde, el fin de esa discriminación llegó a un sector de Estados Unidos: los boys scouts. En esa organización juvenil existía una política antigay que, si bien permitía a las personas LGTBQi+ pertenecer al grupo, no se podía hacer ostentación de la orientación afectivo-sexual. Fueron varias las campañas iniciadas por padres y madres de menores que buscaban la inclusión de sus hijos con independencia de su identidad sexual o de género. En total más de 124 peticiones en más de 13 meses y con una suma de más de 1,8 millones de firmas se consiguió eliminar esta ley antigays en los Scouts. Cientos de héroes anónimos defensores de la diversidad como Lucien, que logró que se eliminara esa política y que su hijo le concedieran la insignia del águila.

¿Y en España?

Change.org llegó a España cuando ya existía el matrimonio homosexual. Sobre el papel ya existían leyes para evitar la discriminación, pero en la realidad cada año nos hemos ido encontrando con diferentes peticiones de personas que quieren cambiar algo concreto.

Lorena luchó contra la transfobia en esta campaña, Ricardo peleó contra la homofobia de un colegio en el que no dejaban inscribir a su hijo por tener dos papás, Miguel consiguió que dimitiera el secretario de la asociación de empresarios tras decir que “la homosexualidad es pecado” y Brenda y María José, dos mamás lesbianas, lograron que su bebe pudiera ser registrado como hijo de ambas. En la Universidad de Cádiz se logró por otro lado que no tuvieran lugar unas conferencias donde se iba a participar un señor que aseguraba que “las enfermedades mentales se dan con mayor asiduidad en personas homosexuales” y que “son ellos, los homosexuales, los más promiscuos porque tienen 6 parejas al año”.

A pesar de ello, sigue existiendo gente que defiende que la homosexualidad se puede “curar”. Es el caso de Richard Cohen, cuyo libro sigue vendiéndose -a pesar de que se ha conseguido retirar de alguna librería. También hay quien cree que algo como un World Pride no es necesario que sea retransmitido en TVE – y también alguien que lucha contra ello. Hay quienes han intentado cambiar la definición de bisexual en la RAE, y quienes como Carla Antonelli llevan años luchando contra la OMS para que entiendan que la transexualidad no es una enfermedad.

Los derechos de las personas trans, donde más camino hay por recorrer

En la ecuación LGTBQI+ hay una letra, la T -referente a las personas transexuales – que son las que más recorrido tienen por hacer en la construcción y lucha de sus derechos. Si antes hablábamos de la campaña iniciada por Carla Antonelli, también hay que recordar cómo los recortes sanitarios afectan, en no pocas ocasiones, a estas personas. Y si no que se lo pregunten a Ares Piñeiro, que vió cómo las compañías farmacéuticas dejaban de ver rentable la fabricación y distribución de medicamentos que utilizan en los tratamientos de hormonas y eso le obligó a tener que acudir a Francia para poder comprar el Reandrón. O a Marta con el Meriestra.

Como ves son muchos los avances conseguidos, pero también muchos los terrenos donde hay que seguir luchando. Es por eso que ahora, más que nunca, necesitamos tu ayuda. Si quieres que el equipo de Change.org siga ayudando a miles de campañas como esta, puedes hacerte socio de la plataforma aquí. Si quieres cambiar algo en concreto, quizás ahora sea el momento de iniciar una campaña.

https://www.change.org/l/es/orgullo-mucho-por-hacer?utm_source=action_alert_share&utm_medium=email&utm_campaign=767359&alert_id=UqreGNayRk_qA%2BT5PW4dMH%2Bf2u9czqrgArFwOPYGyWtdYbP5C%2FKzUk%3D

Archivo:
orgullo

Cinco razones por las que tienen importancia las marchas del Orgullo

¿Por qué siguen siendo tan importantes estas celebraciones para las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) y sus activistas en todo el mundo?

orgullo

1. Las personas siguen sufriendo agresiones por su orientación sexual o identidad de género, real o atribuida

Activistas en la marcha del Orgullo de Kiev (Ucrania), junio de 2015. © GENYA SAVILOV/AFP/Getty Images

Activistas en la marcha del Orgullo de Kiev (Ucrania), junio de 2015. © GENYA SAVILOV/AFP/Getty Images

Las amenazas, la violencia y el hostigamiento contra personas LGBTI son moneda corriente, incluso durante las marchas del Orgullo. Hay países en los que no es posible celebrar una marcha del Orgullo sin una fuerte presencia policial. Este año, 250 personas se manifestaban pacíficamente por el Orgullo en Kiev (Ucrania) cuando unos contramanifestantes arremetieron violentamente contra el desfile e hirieron a 10 personas. En muchos países, como Ucrania, los delitos cometidos por la orientación sexual o la identidad de género, real o atribuida, no se enjuician como crímenes de odio y a veces no se llegan ni a investigar.

Los crímenes de odio homófobos y transfóbicos tienen un efecto devastador en las comunidades LGBTI. El miedo a ser objetivo de agresiones impulsa a las personas a ocultar su identidad. Cuando los agresores quedan impunes, cunde la desconfianza hacia la policía y los tribunales. Es más, no se denuncian todos los delitos de odio que se cometen, lo que significa que las personas no reciben la apremiante protección que necesitan.

2. Las marchas del Orgullo son una oportunidad para cuestionar la legislación homófoba y transfóbica

La policía antidisturbios rusa detiene al activista Nikolai Alexeyev durante una concentración no autorizada por los derechos LGBTI en Moscú, mayo de 2015. © DMITRY SEREBRYAKOV/AFP/Getty Images

La policía antidisturbios rusa detiene al activista Nikolai Alexeyev durante una concentración no autorizada por los derechos LGBTI en Moscú © DMITRY SEREBRYAKOV/AFP/Getty Images

En Moscú (Rusia) está prohibida la celebración de marchas del Orgullo desde 2006 y, tras la decisión adoptada en 2012 por el Tribunal Municipal de Moscú, lo estará en los próximos 100 años. Por otra parte, en 2013 se promulgó una ley federal que prohíbe la promoción de las “relaciones sexuales no tradicionales” entre personas menores de edad. Dicho en pocas palabras, la ley prohíbe el activismo LGBTI, así como a los grupos que apoyan estos derechos, y castiga a las personas por manifestar su orientación sexual o su orientación de género, por ejemplo, en marchas del Orgullo.

Se ha detenido a tres activistas por intentar celebrar una marcha del Orgullo en Moscú. Sin embargo, hay atisbos de esperanza, pues también cada vez más personas pueden celebrar en San Petersburgo el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. El constante empeño de los activistas LGBTI rusos por organizar la marcha del Orgullo no radica únicamente en el acto en sí, sino que cuestiona con valentía las injustas leyes vigentes en Rusia que restringen la libertad de expresión y de reunión pacífica.

3. Los derechos nunca deben darse por supuestos

Enfrentamiento entre la policía antidisturbios turca y activistas en Estambul, junio de 2015. © OZAN KOSE/AFP/Getty Images

Enfrentamiento entre la policía antidisturbios turca y activistas en Estambul © OZAN KOSE/AFP/Getty Images

No se deben dar las cosas por supuestas, ni siquiera en países en los que antes se permitía la celebración de marchas del Orgullo. Se ha prohibido en tres ocasiones lo que habría sido la primera marcha del Orgullo en la historia de Nikšić (Montenegro). Las autoridades denegaron la autorización por motivos de seguridad, pero la policía no cooperó con los organizadores, que estaban dispuestos a tratar los aspectos de la convocatoria para resolver todo riesgo de seguridad.

En Estambul, las autoridades turcas decidieron prohibir la marcha del Orgullo de este año, pese a que estos actos han tenido lugar desde 2003 sin incidentes. A pesar de la prohibición se congregaron 5.000 personas que se manifestaron pacíficamente, pero la policía las dispersó usando gas lacrimógeno, proyectiles de pimienta y cañones de agua. Por desgracia, esta lamentable ofensiva forma parte de una larga serie de severas restricciones del derecho de reunión pacífica, pero aun así ha causado conmoción en un país donde el año pasado la marcha del Orgullo atrajo hasta 90.000 personas.

4. Las marchas del Orgullo ayudan a cambiar la mentalidad de la gente

EuroPride, marcha del Orgullo de Riga (Letonia), junio de 2015. © Amnesty International

EuroPride, marcha del Orgullo de Riga (Letonia) © Amnesty International

Es posible cambiar las cosas, incluso cuando existen actitudes homófobas y transfóbicas. Cuando 70 activistas LGBTI desfilaron en 2005 por las calles de Riga (Letonia) en la primera marcha del Orgullo del país, les salieron al encuentro más de 2.000 contramanifestantes, y muchos de los activistas fueron agredidos. Diez años después han participado más de 5.000 personas en la marcha del Orgullo de 2015, con la presencia de tan sólo 40 contramanifestanes y ningún incidente grave del que se haya tenido noticia. “Tanto las personas que nos manifestábamos como quienes nos observaban estaban alegres; muchos transeúntes nos saludaban con la mano”, afirmó Rupert, activista del grupo de Amnistía Alemania sobre los derechos de las personas genderqueer.

Igualmente, la marcha del Orgullo de Belgrado (Serbia) se celebró con éxito en 2014 y 2015 tras haber sido prohibida tres años seguidos. En ambos casos, los actos discurrieron pacíficamente y según el plan de los organizadores, y contaron con la protección adecuada de la policía. De este modo se transmite un mensaje firme a la población local, así como a otras ciudades y a países vecinos. Se demuestra así que las autoridades están comprometidas a defender los derechos LGBTI y que el activismo puede cambiar las cosas.

5. Las marchas del Orgullo empoderan a la gente

Marcha del Orgullo de Podgorica (Montenegro)

Marcha del Orgullo de Podgorica (Montenegro)

Las marchas del Orgullo tienen que ver con los derechos humanos: empoderan a las personas LGBTI para reivindicar los derechos y las libertades que se les niegan, así como el espacio público del que a menudo se las excluye. Tener visibilidad es fundamental, sobre todo cuando el Estado y grupos de oposición hacen todo lo posible por marginar a las personas LGBTI. Cuando 160 activistas se echaron a las calles de Podgorica para celebrar la marcha del Orgullo en 2014, se temía que los agrediesen como en años anteriores. Afortunadamente, el acto transcurrió sin incidentes.

Al combatir el sentimiento de vergüenza y el estigma social y al plantar cara a las amenazas y la violencia, las marchas del Orgullo no son sólo oportunidades inspiradoras para celebrar la diversidad, sino también una declaración de intenciones. A través de estos actos, las personas que se manifiestan declaran que no se dejarán intimidar, que seguirán reclamando igualdad y que los derechos LGBTI son derechos humanos.

https://www.amnesty.org/es/latest/campaigns/2015/10/5-reasons-why-prides-matter/

Archivo:

Pleno mayo – Situación laboral trabajadores grúa municipal

Nuestro concejal Miguel Ángel Fernández se interesa por la situación laboral de los trabajadores de la grúa municipal

Nuestro concejal Miguel Ángel Fernández se interesa por la situación laboral de los trabajadores de la grúa municipal

Archivo:
carla

Señora Cifuentes, la Pancarta del Orgullo exige compromiso demostrado

30/06/2016.- Un año más nos encontramos de frente con el falso victimismo del Partido Popular ante la Manifestación Estatal del Orgullo LGTBI y su pretensión de ir en la Pancarta de cabecera, cuando a la hora de votar leyes a favor del colectivo LGTBI o las votan en contra o se abstienen para no perder votos en el caladero de la derecha más radical. Quieren estar con Dios a la par que viajar con Dante a los infiernos.

carla
El problema es que la pancarta no es gratis, solo la portan personas, entidades o partidos políticos comprometidos con la igualdad y los derechos del colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales. Aunque hasta el momento el Partido Popular lo más lejos que han ido es adornar sus sedes con la bandera arcoíris y leyes vacías de contenido, como la que pretendían para el colectivo transexual de la Comunidad de Madrid, donde afortunadamente y fruto de la mayoría parlamentaria de la oposición salió adelante la registrada por el PSOE, Podemos y Ciudadanos, con la abstención final del partido que lidera Cristina Cifuentes. Algo que no es de extrañar ya que la propia Cristina en junio del año 2009 votó en contra otra de similares características presentada por el Partido Socialista.
 
Contemplamos pues como el Grupo Parlamentario Popular, el que ahora quiere ser invitado a portar la pancarta de cabecera del Orgullo LGTBI, se puso de perfil ante los derechos del colectivo de mujeres y hombres transexuales de la Comunidad de Madrid. Igualmente votó en contra de poner una placa conmemorativa a los represaliados LGTBI del franquismo en la antigua Dirección General de Seguridad, y que hoy es el Palacio de la Comunidad de Madrid que habita la Presidenta del Gobierno, en Sol.
 
Luego viene la parte más rocambolesca, el PP en una apresurada carrera de coches registró una Ley Contra la LGTBIfobia, que también llevaba en su programa electoral a título de florero como la anterior, para luego plasmarlo en textos que se convierten en meros brindis al Sol. Pues bien, a este proyecto de ley se le registraron 138 enmiendas aportadas por los colectivos LGTBI de la Comunidad de Madrid, 138 ni más ni menos, de las cuales el Partido Socialista se hizo cargo de 76.
 
La mayoría de estas enmiendas salieron adelante en la ponencia de la Ley y su dictamen fue aprobado en la Comisión de Políticas Sociales y Familia, surgiendo lo inaudito, el Partido Popular se abstiene de su propia Ley Contra la LGTBIfóbia, ya que entre innumerables cuestiones se le atragantó que la aplicación de la Ley en cuanto a los protocolos y medidas en el ámbito educativo también se aplicaría a la enseñanza concertada, que no deja de ser publica ya que se paga con el dinero de los contribuyentes.
 
Desde entonces ha pasado más de un mes y el Grupo Parlamentario Popular, el mismo que quiere sostener esa pancarta, no ha llevado el dictamen para su aprobación final al Pleno de la Asamblea de Madrid, ya que parece que no quiere que salga adelante con las enmiendas de los grupos parlamentarios de la oposición y los colectivos LGTBI de la Comunidad de Madrid.
 
La pancarta del Orgullo son 39 años de historia en España, desde la primera manifestación en 1977 en Barcelona, donde termino con cargas policiales, personas detenidas y un hombre en prisión. Recordemos que aún estaba en vigor la Ley de Peligrosidad Social y su aplicación hacia las personas LGTBI, la cual no fue derogada hasta enero del año 1979, en lo que afectaba a las personas transexuales, lesbianas, gays y bisexuales, y posteriormente para su completa derogación en el año 1995. Madrid no realizó su primera Marcha del Orgullo autorizada hasta el año siguiente, 1978.
 
En suma, esta pancarta lleva escrita en su lona demasiadas historias de dolor y sufrimiento, vidas truncadas, sangre, persecuciones y soberanas palizas policiales. También cuenta como muchas personas LGTBI fueron a parar con sus huesos a las cárceles de Carabanchel, Tefía en Fuerteventura, Badajoz o el Penal de Cádiz entre otras. Donde no pocas se suicidaron, como la transexual de la séptima galería de Carabanchel que se roció con alcohol y falleció por las graves quemaduras sufridas.
 
Esa lona lleva escrito como de la nada y fruto del trabajo colectivo hemos llegado a la España del año 2016, donde se han comenzado a sentar las bases de la igualdad real y a mirarnos de frente con el resto del tejido social. Pero si a alguien no tenemos que darle las gracias en todo este proceso es al Partido Popular, el mismo que quiere portar la pancarta, que ha votado casi todo sistemáticamente en contra, como el Matrimonio Igualitario en el año 2005 y posterior recurso en el Tribunal Constitucional, o la Ley de Identidad de Género en el año 2007.
 
Nos encontramos, dicen, con una renovado PP con Cristina Cifuentes, pero a tenor de lo narrado anteriormente solo se ha cambiado de envoltorio, esta vez de forma banal con los colores del arcoíris sin ir más allá, por lo que mientras no se posicionen de una forma clara con los derechos de las personas LGTBI, votando a favor de las iniciativas para erradicar la discriminación del colectivo, no es justo ni de recibo que sus manos se posen sobre una tela que lleva escrita la tragedia y vulneración de los derechos humanos de miles de personas a lo largo de décadas en este país.
 
Por lo que Señora Presidenta de la Comunidad de Madrid y señorías del Partido Popular, esta pancarta no es gratis, exige compromiso demostrado, ya que de promesas y quimeras vamos bien servidos.
 

http://www.nuevatribuna.es/opinion/carla-antonelli/senora-cifuentes-pancarta-orgullo-exige-compromiso-demostrado/20160629105920129718.html  

Archivo:
belen-ochoa

Reflexionemos sobre la situación de las mujeres

28/3/2016.- ¿Existe realmente la igualdad en el entorno laboral?

Como mujer que soy, quiero aprovechar este espacio para animar a que todos y todas reflexionemos sobre la situación de las mujeres en la vida política en concreto, y en el entorno laboral en general. 
 
Los datos estadísticos arrojan cifras muy alentadoras respecto a la participación de las mismas en política, cargos ejecutivos y Gobierno y los informes resaltan el incremento notable de la presencia femenina en estas áreas a lo largo de los últimos años. 
 
Sin embargo, esta tendencia al equilibrio o la paridad no impide que se reproduzcan situaciones de desigualdad tanto en este ámbito como en otras esferas sociales. De hecho, si se realiza un análisis más profundo de cómo se distribuyen las responsabilidades entre hombres y mujeres con cargos electos y se valora si está habiendo un reparto sexista de las funciones de unos y otras, los resultados serían sorprendentemente negativos.
 
Por eso, me gustaría animar a la reflexión, desde mi punto de vista necesaria, sobre el hecho de si realmente las mujeres que nos encontramos en órganos de decisión nos sentimos con la capacidad de llevar a cabo acciones concretas que posibilitan un equilibrio real en la toma de posturas. Por mi parte me temo que no es así y que frente a decisiones importantes la voz de la mujer sigue siendo menos escuchada.
 
Habrá quien considere que pasado el mes de marzo este texto está “pasado de fecha”, pues ya hemos cumplido con las reivindicaciones necesarias dirigidas a conseguir derechos que tanto tiempo se nos han negado a las mujeres. Sin embargo, creo que para conseguir los alentadores resultados estadísticos que tanto enorgullecen a algunos, debemos trabajar día a día y sea cual sea nuestra posición en la sociedad, pues todavía hay mucho por conseguir.

carmena

Carmena incluirá en los contratos públicos cláusulas de igualdad y estabilidad en el empleo

Un decreto del Área de Economía y Hacienda, de Carlos Sánchez Mato, incorpora cláusulas sociales en los contratos del Ayuntamiento de Madrid, sus organismos autónomos y entidades del sector

Fuentes municipales sostienen que, de esta manera, el criterio económico deja de ser decisivo para la adjudicación de contratos”. El Ayuntamiento confía que con estas cláusulas se eviten problemas con proveedores como los del servicio de limpieza, que han sometido a sus plantillas a ERE y ERTE”

Las políticas de igualdad, la estabilidad en el empleo, las condiciones laborales y la accesibilidad, entre otras, serán ahora las condiciones que determinen los contratos públicos del Ayuntamiento de Madrid. Fuentes municipales sostienen que, de esta manera, “el criterio económico deja de ser decisivo para la adjudicación de contratos, a partir de ahora las empresas deberán cumplir criterios sociales”.
 
El Ayuntamiento confía, además, que con estas cláusulas se eviten problemas con proveedores como los del servicio de limpieza, que han sometido a sus plantillas a ERE y ERTE. El Gobierno local de Manuela Carmena (Ahora Madrid) asegura que ha detectado una serie de “negligencias” en los contratos de limpieza de la ciudad que hacen muy complicado que la urbe se adecente. Y está acumulando argumentos contra la privatización llevada a cabo por el equipo de Ana Botella (PP). Regresa la idea de que los contratos se resuelvan y se remunicipalice el servicio.
 
El Ayuntamiento defiende que la adjudicación se pensó para ahorrar dinero a base de recortes “sin atender a las necesidades de la limpieza”. El compromiso firmado por la ciudad es abonar unos 240 millones al año a cuatro contratistas hasta 2021 (Ferrovial, Sacyr y OHL y Obrascón) La base de todo está en el esquema de pago y exigencias a las empresas adjudicatarias: los contratos no incluían un número de operarios. El 80% del precio que paga la ciudad es fija. El resto es variable en virtud de los famosos “68 indicadores” de calidad. La lógica aplicada era que para cobrar ese dinero, las contratistas se esforzarían por sacar buena nota y llevarse la cantidad máxima.
 
Y ahora el decreto del Área de Economía y Hacienda, de Carlos Sánchez Mato, presentado este martes, invierte el método, e incorpora cláusulas sociales en los contratos del Ayuntamiento de Madrid, sus organismos autónomos y entidades del sector.
 
Igualdad. El Ayuntamiento exige que las empresas adopten “medidas para la conciliación corresponsable de la vida personal y laboral. Es condición especial de ejecución que la empresa adjudicataria realice durante la ejecución del contrato acciones de sensibilización y formación con la plantilla adscrita a su ejecución acerca de los derechos en materia de igualdad y conciliación recogidos en la normativa vigente y en el convenio de empresa o convenio colectivo del sector correspondiente. Es condición especial de ejecución que la empresa adjudicataria establezca medidas que favorezcan la conciliación de la vida personal y laboral de las personas trabajadoras adscritas a la ejecución del contrato”.
 
El decreto reclama “medidas para prevenir, evitar y erradicar el acoso sexual y el acoso por razón de sexo, en relación con el personal adscrito a la ejecución del contrato. Es condición especial de ejecución que la empresa adjudicataria realice campañas informativas o acciones de formación, con el fin de prevenir, evitar y erradicar el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en relación con el personal adscrito a la ejecución del contrato”.
 
La empresa, además, debe comprometerse a “un porcentaje determinado de mujeres en las nuevas contrataciones, bajas o sustituciones, que se adscriban a la ejecución del contrato relacionadas con la subrepresentación de mujeres en determinados sectores de la actividad”.
 
Accesabilidad. En los contratos de obras, “podrá recogerse como condición especial de ejecución la obligación de la empresa adjudicataria de informar a los ciudadanos, de las alteraciones que se produzcan en el tráfico como consecuencia de la ejecución de la obra, en soportes accesibles para personas con discapacidad. La empresa adjudicataria deberá elaborar una Memoria y planificación de accesibilidad en todos los contratos de obras de infraestructuras y edificaciones que puedan afectar a la movilidad de los usuarios en general, incluyendo las soluciones técnicas necesarias para garantizar el cumplimiento de las prescripciones existentes en materia de accesibilidad universal y diseño para todos”.
 
Seguridad y salud laboral. El Ayuntamiento exigirá la “designación de una persona de contacto vinculada a la empresa adjudicataria con dedicación exclusiva en materia de seguridad y salud laboral para la  detección de las posibles incidencias que surjan en este ámbito”.
 
Es condición especial de ejecución que la empresa adjudicataria designe una persona de contacto, vinculada a la empresa y con formación específica en la materia, para la supervisión y control de la aplicación de las condiciones de seguridad y salud laboral exigibles así como para la detección de las posibles incidencias que surjan en este ámbito, sin perjuicio de las funciones encomendadas al coordinador de seguridad y salud en aquellos contratos en los que esta figura tenga carácter preceptivo.
 
Empleo. El texto del Ayuntamiento sostiene que la empresa adjudicataria debe subcontratar “al menos el 20% del importe del contrato con empresas inscritas en el registro de Centros Especiales de Empleo o en el registro de Empresas de Inserción, que incorpore personas desempleadas en la ejecución del contrato”, y que “en las nuevas contrataciones, bajas y sustituciones que se produzcan durante la ejecución del contrato, se comprometa a incorporar al menos un 5% de personas desempleadas inscritas en las oficinas de empleo, priorizando en su contratación los pertenecientes a colectivos desfavorecidos, con dificultades de acceso al mundo laboral o con riesgo de exclusión social”.
 
Estabilidad en el empleo. “La empresa adjudicataria deberá cumplir y acreditar para las nuevas contrataciones, bajas o sustituciones, que al menos el 30% de las mismas es indefinida”, afirma el Ayuntamiento.
 
Formación en el lugar de trabajo. El contrato exigirá la “organización de acciones de formación para el personal adscrito a la ejecución del contrato”.

5576a3f5807ef-2-0-57-700-933

Zerolo, mi niño””

OBITUARIO | PEDRO ZEROLO

11/6/15. Tuvo un gran afán en su vida: luchar por la igualdad de derechos. Lo hacía a todas horas, en cualquier momento o circunstancia y lo convirtió en su bandera.

Pedro Zerolo (Caracas, 1960) siempre tuvo un afán en su vida: luchar por la igualdad de derechos. Lo hacía a todas horas, en cualquier momento o circunstancia. Su lucha era una bandera permanente que no dejaba esquinada ni un segundo.

Primero lo hizo desde la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB), donde estuvo casi diez años como presidente. En aquellos años buscaba la visualización del movimiento LGTB, que aún era muy marginal. Llamaba constantemente a los medios de comunicación para posicionarse ante cualquier asunto o para informar de cualquier acto, y se mostraba sumamente agradecido aunque sólo se publicara media columna. “Es muy importante, mi niño, que se nos vea y se nos oiga. Pasito a pasito, un millón de gracias”, me dijo más de una vez.

Su insistencia y su perseverancia dieron sus frutos, y el movimiento del LGTB fue ganando consistencia y peso social y político, al igual que la fiesta del “Orgullo gay”, a la que acudió durante 25 años, aunque le dolió en el alma faltar a la última celebración porque la enfermedad ya no se lo permitía.

 
En 2003 pasó del activismo social a la política como concejal en la lista que encabezaba Trinidad Jiménez. Era un convencido de que las cosas se cambian desde la política, y que había muchas cosas que cambiar. Enseguida se hizo notar en las filas del PSOE. Tenía un discurso político muy bien articulado, unas ideas muy claras y una capacidad de trabajo inmensa, lo que no suele abundar en los partidos.

De hecho, José Luis Rodríguez Zapatero no dudó en incorporarlo a su Ejecutiva y situarlo en el área de Movimientos Sociales. Zerolo dinamizaba a la sociedad civil como nadie, tenía reuniones todos los días y a todas horas, y creo numerosos grupos sectoriales afines al PSOE de lo más variado.

La aprobación del matrimonio homosexual fue para él un hito sin precedentes por el que había luchado toda su vida. Se casó, y no paró de casar en su condición de concejal. Cada boda se la preparaba como si fuera la última que iba a celebrar, y no dejaba de emocionarse por poder hacerlo, casi más que los contrayentes.

También tenía sus ambiciones políticas, y cuando Trinidad Jiménez anunció que no iba a repetir como candidata a la Alcaldía en 2007, se postuló tímidamente: “Ven, mi niño, yo quiero presentarme para ser alcalde de Madrid. De ZP a PZ. ¿Cómo lo ves?”.
 
Como yo lo viera importaba poco, pero quien no lo veía de ninguna forma era el entonces secretario de Organización, José Blanco, y tuvo que conformarse con volver a ir de concejal otros cuatro años, lo que tampoco le disgustaba. Siguió trabajando incansablemente tanto en el ayuntamiento, como con sus movimientos sociales y en todo lo que le pidiera el partido. Si había un acto al que nadie quería ir, siempre se podía contar con Zerolo para que el PSOE tuviera presencia.

Tras repetir en 2011 de nuevo como edil por Madrid, le llegó a enamorar la vida municipal, dio su última batalla contra Ángel Gabilondo tras la expulsión de Tomás Gómez como secretario general del PSM. La perdió, pero no tuvo el más mínimo problema en incorporarse a la lista de su contrincante, que este lunes le fue a recoger su acta de diputado.

En enero de 2014 conmocionó a toda la sociedad con el anuncio de que tenía un cáncer de páncreas. Se rapó el pelo, adelgazó hasta hacerse invisible, pero ni perdió la sonrisa, ni las ganas de trabajar, y no se escondió de nada ni de nadie. “Estoy bien, mi niño, sólo cuando recibo el tratamiento tengo dos o tres días que no puedo moverme de la cama. Pero voy a luchar hasta el final”. Y así lo hizo, como toda su vida.

movimiento_feminista_aborto_libre

Adiós Gallardón, Adiós Ley del Aborto

Un triunfo de las mujeres que no se han rendido en la lucha por sus derechos

25-09-2014 Izquierda Independiente se congratula por la retirada definitiva de la ley que pretendía restringir aún más el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y celebra la dimisión de Gallardón. Un nefasto Ministro de Justicia que ha tratado de que España retroceda 40 años en asuntos de salud sexual y reproductiva.

Desde que el gobierno de Mariano Rajoy, por boca de su ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón anunciase los términos en los que pretendía modificar la ley del Aborto, Izquierda Independiente ha mantenido una postura crítica y combativa contra lo que consideraba un ataque a los derechos conquistados por las mujeres.

El partido local ha promovido mociones en el pleno del ayuntamiento (rechazadas por el PP); ha convocado y acudido a concentraciones y manifestaciones como la del tren de la libertad que llenó las calles de Madrid y dedicó el acto con motivo del 8 de marzo de 2013 a debatir sobre aborto y libertad de elección. En el manifiesto feminista elaborado por I.I. pide “aborto libre, gratuito y seguro”.

Por eso la retirada definitiva del proyecto de ley y la dimisión del Ministro que la promovió y defendió, son un motivo de enorme satisfacción para Izquierda Independiente. Un triunfo que hay que agradecer a tantas y tantas mujeres que no se rindieron, que no se resignaron. Mujeres que han salido a la calle a gritar que en el camino de la igualdad no se dan pasos atrás. En cualquier caso Izquierda Independiente, que sabe que esta retirada de la Ley está motivada por cálculos electoralistas y no por un cambio en la mentalidad del partido de la derecha española, seguirá vigilante para luchar por que se mantenga este derecho y se conquisten otros.

Para Laura Vallejo, Concejala de Izquierda Independiente “Con la retirada de la ley del aborto se constata que la lucha por los derechos, especialmente por los derechos de las mujeres, es una pelea constante, larga, difícil, pero que al final da sus frutos. Queda mucho camino todavía por recorrer, pero esta victoria nos da alas a todas y todos”.

Rubén Holguera, Portavoz de Izquierda Independiente explica “No debemos bajar la guardia, el PP ha retirado esta ley pero  no hay que olvidar q el aborto sigue dentro del código penal. El PP sigue manteniendo  otras muchas leyes que atacan derechos y libertades de las mujeres: la reforma laboral dificulta la conciliación familiar; el parón a la ley de dependencia perjudica especialmente quienes cuidan a sus familiares, que son muy mayoritariamente mujeres y la ley WERT obvia la formación en igualdad de género y la educación sexual y prima a los colegios que separan a niños y niñas”. Concluye Holguera que “Mientras el PP siga en el poder va a ser muy difícil avanzar hacia una igualdad real”.

Enlace: NULL