Los españoles en el extranjero aumentan un 56,6% desde 2009

MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

2016/03/17.- 2.305.030 viven en el exterior, según datos del INE. La cifra se ha incrementado en un 5,6% en el último año.

diaspora
La diáspora de españoles no se frena. El pasado 1 de enero había 2.305.030 españoles inscritos en los registros consulares, lo que equivale a un aumento del 5,6% con respecto a la misma fecha de 2015, cuando eran 2.183.043 los que residían en el exterior, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Si se toma como referencia el año 2009, cuando este organismo público comenzó a difundir esta información y la crisis económica ya había afectado a España, el incremento de aquellos que hicieron las maletas a otro punto del globo sin viaje de vuelta se dispara al 56,6%.
 
El número de españoles que han rehecho su vida en el extranjero mantiene una tendencia ascendente implacable. Uno de los principales factores que explica este incremento es la nacionalización de extranjeros. Entre 2009 y 2016 el número de ciudadanos con pasaporte español que vive fuera ha aumentado en un 56%, pero los nacidos en España son solo un 21% más, según el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) que ha hecho público el INE este jueves. Un ejemplo de ello es que entre los 10 países con más residentes españoles a 1 de enero de este año están Argentina, con 439.236; Venezuela, con 188.025; Brasil, con 125.150; Cuba, con 128.541; o México, con 123.189.
La economía, uno de los factores que propició el éxodo de españoles por la falta de oportunidades laborales, tampoco ha logrado este año, a pesar de su crecimiento, frenar la diáspora. En Reino Unido, por ejemplo, viven 102.498 españoles, un 77% más de los que lo hacían en 2009. En Alemania, otro país que ha absorbido una parte de la emigración que ha huido buscando nuevas oportunidades de trabajo, el incremento es del 35%, con 139.555 españoles en su territorio.
Para Andreu Domingo, subdirector del Centro de Estudios Demográficos, los datos del PERE están infraregistrados y el número real de españoles en el extranjero es todavía mayor. La inscripción en los consulados es voluntaria y muchos jóvenes que parten a otros países de Europa no se dan de alta al considerar que su estancia será temporal —aunque residan varios años en el exterior— y que no les aporta gran cosa. Además, la inscripción implica la baja del padrón municipal, lo que supone la pérdida de acceso normal al sistema de salud o de ventajas sociales, como el acceso a una vivienda de promoción pública, explica este demógrafo.
Además del aumento de españoles residentes en el exterior, España registró por primera vez el año pasado más muertes que nacimientos y una cifra récord en el número de emigrados desde el inicio de la crisis. El resultado tiene una lectura: el país pierde población.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario